En Tucumán, encontraron ahorcado a un cura que había denunciado el narcotráfico

Nacional 05/10/2016
Su cuerpo no tenía signos de violencia, aunque se esperan los resultados de la autopsia.

La muerte del sacerdote tucumano Juan Viroche causó conmoción y dolor entre quienes lo conocían por la lucha que encabezaba contra los narcos y la inseguridad. Aunque se esperan todavía los resultados de la autopsia para conocer qué fue lo que le ocurrió, no pasó desapercibido que en los últimos días se había mostrado preocupado por algunas amenazas que había recibido.

Su cuerpo estaba en su dormitorio, dentro de la iglesia Sagrado Corazón en la localidad Ingenio La FloridaNo tenía signos de violencia a simple vista pero estaba ahorcado, por eso las primeras versiones apuntaron a un suicidio. Tampoco se encontraron forzados los accesos a la casa. El único desorden que había eran sus pertenencias, que quedaron todas tiradas en el piso.

"No sé qué hay en el corazón de una persona que está envenenando al hijo de su amigo o de su vecino. Sabemos las consecuencias que esto trae y estamos hablando de chicos desde los 13 años. Es terrible dominar a una persona de ese modo y quitarle la libertad", le decía el sacerdote a la gente.

Viroche estaba preocupado, pero no tenía miedo. En noviembre del año pasado encabezó una misa en Delfín Gallo al aire libre para pedir por un pueblo sin drogas ni robos. Los vecinos lo conocían, lo querían y volcaron todo su dolor en las redes sociales después de que se conoció la noticia.

"Dios mío, qué conmoción. Mi corazón se entristeció, me dolió el alma enterarme de esta noticia... Dios y la virgen siempre lo reguarden padrecito. Lo recordare como la muy buena persona que siempre fue", decía una de las publicaciones.

Fuente: Todo Noticias 

Te puede interesar