Por hacer una ‘gauchada’, casi pierde el trabajo

Sociedad 06/10/2016
Se trata del conductor del remis, que ingresó con su vehículo al paseo peatonal, ubicado al costado de la Catedral. Dijo que lo hizo para dejar a una persona que sufrió dos ACV y no puede trasladarse por sus propios medios.

El caso dado a conocer por un lector de InformateSalta acerca de la inapropiada conducta de un remisero de la empresa San José, que ingresó en horas de la mañana con su vehículo al paseo peatonal, ubicado al costado de la Catedral Basílica de Salta, tomó nuevos ribetes en las últimas horas.

Sin ánimos de esconderse en el anonimato, el propio chofer, de nombre Miguel, en diálogo con InformateSalta, dio a conocer su versión de los hechos, y si bien reconoció que se trató de una infracción, explicó que lo hizo para ayudar a una persona con discapacidad, que pide limosnas todos los días en el lugar, y no puede trasladarse por sus propios medios.

El conductor relató que tras constatar que no había afluencia de gente en el lugar, y viendo la situación de su pasajero, optó por lo que en ese momento le pareció la solución más viable.  “Puse baliza y metí el auto marcha atrás hasta donde él va que es la puertita del medio, de ahí lo bajé, lo colgué del hombro y lo senté contra la pared lateral de la Catedral”, dijo.

maldonado

Para apartar las dudas acerca de su versión, aportó datos concretos acerca del hombre, de apellido Maldonado, y con domicilio en la etapa 4 de barrio Limache, quien todos los días permanece en inmediaciones al templo hasta las 13 horas aproximadamente. “Es una persona pesada  una vez que lo dejamos ahí se arrastra, a veces alguien nos ayuda, y otras veces no”, argumentó.

Miguel explicó que el hombre no tiene silla de ruedas, sino simplemente un bastoncito, por lo cual tiene que esperar que alguien lo ayude. “Es imposible que una sola persona lo pueda llevar, porque te tambaleas para todos lados, corrés el riesgo de caerte vos y que se golpeé el hombre, mirá si se cae y lo matás”, expresó.

A causa de la infracción, que esconde una buena acción, reconoció que ha tenido muchos problemas. “Me están por echar del laburo por hacer una 'gauchada' a un tipo discapacitado, que tiene 2 ACV, y no puede caminar ni hablar”, contó.

Por último, aclaró que “si alguna alma caritativa lo hubiese ayudado a bajar”, hecho que no ocurrió, la situación sería totalmente diferente, ya que no se habría visto obligado a tomar la cuestionada decisión. 

 

Te puede interesar