Su padre la golpeó y humilló durante 13 años

Nacional 07/10/2016
La joven quiso hacer público el caso por miedo. Era maltratada desde los 5 años y esperó cumplir los 18 años para denunciarlo.

"FJ" (18) denunció a su padre el martes pasado por violencia y amenazas. La joven contó una desgarradora historia que abarca desde sus 5 años de edad, desde que el hombre, identificado como "JEJ", de 53 años, la golpeó y humilló verbalmente numerosas veces. Si bien su madre lo denunció e hizo decenas de exposiciones por hechos de violencia contra ella y su hija, las causas nunca fueron tratadas en la Justicia. El Juzgado de Familia Nº 1 dictó una orden de restricción para el sujeto y la joven quiso hacer público el caso porque tiene miedo.

Junto a su novio, Pablo, quien fue también víctima de la violencia de su padre, JF inició su relato. Contó que su madre se fue de su hogar cuando ella tenía 5 años porque su padre le pegaba.

"Él la seguía hostigando y cuando tuve 7 años decidí quedarme a vivir con él para evitar eso”, dijo mientras mostraba papeles de denuncias y exposiciones policiales de los años 2004, 2005, 2007 e incluso de 2010, en las que su mamá explicaba a la Justicia que JEJ la amenazaba, la golpeaba a ella y a su hija, no le pasaba la cuota alimentaria, ni se la entregaba cuando se la llevaba para cumplir con el precario régimen de visitas.

"Ya no puedo más” explicaba ante la Justicia sin ser oída. Incluso mostró un papel ajado de 2005, en el que un informe del equipo de Salud Mental del Hospital de Niños da cuenta de los temores y traumas de la niña.

Los años pasaron. JEJ consiguió otra pareja y tuvo otros hijos, pero seguía viviendo con su madre anciana y su hija. La abuela fue el único sostén para FJ. "Cuando él me pegaba yo corría a ponerme detrás de ella si podía, pero él terminaba pegándole a ella. Las palabras, su violencia psicológica eran tremendas para las dos”, contó. Su abuela murió hace un año y medio y su vida volvió a cambiar nuevamente.

"Él me seguía pegando. Me trataba de puta y que no hacía nada, cuando yo estudio”, dijo la joven mostrando su dolor y una foto en donde su casa se veía impecable. Su novio asentía y comenzó otro relato.

Pablo explicó que el padre de FJ se fue del hogar hace tres meses para convivir por fin con la otra mujer. Reveló que el sujeto tiene una condena por abuso sexual que cumplió en 1998.

"Fue cuando yo nací. Él le mentía a mi madre, le decía que iba a trabajar, pero después lo supimos”, agregó la joven.

Su novio continuó: "Desde hace dos meses el padre había decidido que su hija viva sola y se mantenga con el dinero de un departamento que alquila ($2.500), decidió meter a tres hombres en esa casa. Fue una tortura. Dice que son policías retirados del sur, pero tienen cara de delincuentes. Dice que están de vacaciones, pero no creemos que sea así. Mi novia tenía miedo porque la miraban sexualmente (sic). No podía ir ni al baño, tenía que hacer sus necesidades en un tarro dentro de la pieza y yo empecé a quedarme en las noche con ella para cuidarla”.

Con mucha violencia y al parecer drogado, JEJ habría llegado el lunes a la casa y tras empujar la puerta comenzó a lanzar patadas. Le pegó a Pablo e intentó hacer lo mismo con su hija, mientras insultaba de una manera extrema, pero concluyó herrando y rompiendo el televisor. Ellos se fueron. FJ hacía pocos días que cumplió los 18 y por esto lo denunció. Además de la violencia, sumó las amenazas de muerte para ambos, mostró los mensajes de texto que le mandaba su padre y dijo que tenía mucho miedo.

"Cuando yo tenía 15 años, le conté a mi papá que una compañera me hacía bullying. Él fue a la escuela y le pegó una cachetada a la chica. Sé que lo denunciaron, pero él tiene un abogado oscuro (sic) que habló con los sumariantes e hicieron que la denuncia no llegue al fiscal. Es por esto que luego de hacer la denuncia, fui al Juzgado de Familia para que ellos sepan y ahí me dictaron la restricción”, contó FJ.

Además, dijo que decidió hacer público el relato porque tiene mucho miedo. Que en la denuncia contó que su padre tiene dos armas de fuego ilegales que porta junto a él en su auto. Tiene miedo que tenga otro tipo de contactos que borren denuncias.

"Recuerdo que me daba patadas en el suelo. A mi abuela la apuntó con el arma varias veces. Nos amenazó de muerte a mí y a mi novio”, concluyó.

Fuente: El Ancasti

Te puede interesar