Espinoza admitió su equivocación en el penal para Boca: "El espectáculo se arruinó por un error mío"

Deportes 10/10/2016
El árbitro reconoció que no hubo mano del jugador de Olimpia, pero cargó contra la actitud del elenco paraguayo de abandonar el campo de juego.

Evidentemente apesadumbrado, Fernado Espinoza hizo una fuerte autocrítica de su actuación en el amistoso entre Boca y Olimpia de Paraguay disputado el domingo por la noche en Jujuy. El partido terminó por el abandono del equipo visitante, luego de una jugada en la que el árbitro cobró un penal que no había existido y que permitió el empate del equipo xeneize.

Espinoza reconoció su error después de haber visto la repetición de la jugada por televisión "unas 10 mil veces". "No existe nunca la mano", sentenció el juez y argumentó que lo confundió la posición de Alexis Rolín en la acción.

"Lo cobro muy seguro, estoy a seis o siete metros de la jugada. Pero viendo las repeticiones, me hago cargo de lo que pasó, del error", dijo en diálogo con el programa "Estudio Fútbol" por TyC Sports y apostó a "aprender del error" para "seguir creciendo".

Afectado por la situación, el árbitro explicó: "Hasta que entré al vestuario y no vi que no fue mano en la tele, estaba completamente convencido de que había sido penal. Cuando veo que pegó en el hombro o en el pecho, fue la peor sensación que tuve. Ahí caés en que todo lo que sucedió después fue por culpa de eso y empiezan las recriminaciones propias y el dolor".

"Lamentablemente, terminó como uno no quería. Era una fiesta, un amistoso, la gente había pagado la entrada. Era un espectáculo deportivo y se arruinó por un error mío. Es una amargura y una sensación muy fea la que tengo", agregó.

Espinoza, además, fue crítico de la actitud del plantel de Olimpia y de su decisión de abandonar el campo de juego. "No justifico lo que hizo el club ni que el técnico llamara desde el túnel a sus jugadores para irse", señaló y admitió que no le sacó la segunda tarjeta amarilla al arquero del elenco paraguayo tras el adelantamiento en el penal para no expulsarlo y "cuidar el espectáculo".

"Tampoco justifico que después salgan a declarar que los traté mal o que fue un robo. Son decisiones que cada uno sabe y ellos asumirán sus consecuencias, como lo haré yo por el error, por la magnitud y por lo que implica todo lo que pasó", concluyó.

fuente: Infobae

Te puede interesar