¿Las tangas pueden ser perjudiciales para la salud?

Salud 10/10/2016
Es muy común elegir la ropa interior que nos ponemos cada día mediante el elaborado método de abrir el cajón y sacar la primera que aparece.

Esta decisión tan simple de elegir al azar, tiene consecuencias para la salud sobre las que merece reflexionar. Por ejemplo, ¿sabías que si haces deporte lo suyo es tener ropa interior específica para hacer ejercicio? ¿O que si llevas tanga hay más riesgo de sufrir una infección?

Estas son cinco cosas que deberías saber sobre la ropa interior:

1. No deberías elegir a la ligera la ropa interior para hacer deporte

Ha llegado la hora de invertir en ropa interior que sólo vayas a utilizar para hacer ejercicio. Sí, sabemos que es frustrante tener que comprar más prendas, pero llevar al gimnasio la mismo tanga de encaje que te pusiste para ir a trabajar a la oficina puede aumentar el riesgo de infección.

En primer lugar, es importante llevar ropa interior transpirable para hacer ejercicio. Opta por la lycra o el algodón antes que por el encaje o el satén, ya que estas últimas opciones retienen la humedad y pueden provocar la aparición de hongos. En segundo lugar, las tangas quedan descartadas. Aunque son geniales para evitar que se marque la línea de las bombachas en las calzas, las tangas pueden favorecer el traspaso de E.coli del recto a la vagina con el movimiento. Despídete de las infecciones del tracto urinario.

2. Dormir sin ropa interior puede ser una buena idea

¿Es necesario airear nuestras partes mientras dormimos? Puede que sí.

Por lo general, las mujeres no necesitan dormir desnudas, pero para las mujeres que tienen inflamación vaginal, vulvitis, vaginitis u hongos dormir sin ropa interior puede ser de ayuda. Las bacterias proliferan en lugares húmedos, cálidos y oscuros, por lo que la ropa interior es el ambiente ideal para ellas. Así que si no llevas ropa interior, permites que todo respire y se airee.

3. Aun así, lo suyo es llevar ropa interior durante el día

"No llevar ropa interior causa muchos otros problemas, particularmente porque los pantalones no suelen llevar forro", explica la doctora Raquel B. Dardikg en Grandparents.com. "En primer lugar, si llevas pantalones, la costura pasa justo por la zona de la vulva y estaría constantemente rozando. Y, si llevas vestido o pollera, no hay nada que absorba la humedad vaginal".

4. Llevar tanga aumenta el riesgo de infección y de irritación

¿Recuerdas que hay que limpiarse de adelante hacia atrás después de ir al baño? Es lo aconsejable porque si te limpias de atrás hacia adelante puedes favorecer que pasen las bacterias del recto a la vagina y a la uretra.

Si llevas tanga, la tira se convierte en una autopista para que las bacterias viajen del recto a la vagina o a la uretra.

"Si hay bacterias -la E.coli es la más común en el colon- en la parte trasera de la tira y eres una persona muy activa, es posible que esas bacterias se muevan", aclara la doctora Jull Rabin. "Basta con que se mueva un par de centímetros para que la parte trasera de la tira entre en contacto con la vagina y la uretra. Puede que el tanga esté depositando bacterias colónicas en la vagina".

Por lo general, las tangas no son intrínsecamente perjudiciales. Pero si tienes tendencia a contraer infecciones o estás intentando librarte de una infección, ponerse tanga no es la mejor idea.

5. Lo mejor es llevar ropa interior de algodón

La ropa interior de algodón es transpirable y absorbente. La de seda y satén retiene la humedad, cosa que permite que las bacterias proliferen y que puede provocar infecciones. Y no, no es suficiente con que el forro de la ropa interior de seda sea de algodón.

"Cuando mis pacientes me dicen: 'Pero el forro es de algodón', yo les respondo que el exterior no lo es", comenta al la doctora Shieva Ghofrany. "Y que eso hace que el algodón sea menos transpirable y que, como consecuencia, se retenga más humedad y haya más posibilidades de que se generen desequilibrios que den lugar a infecciones".

Te puede interesar