¡Mamá, me aburro!

Sociedad 11/10/2016
El aburrimiento es un mal que aqueja a los chicos de hoy. Bombardeados por toda clase de estímulos, pierden el interés rápidamente y parecen entrar en un estado de insatisfacción constante. Aburrirse es sano.
Ampliar
Mamá... estoy aburrido/a. ¿Que podemos hacer?

En la actualidad, los chicos se aburren muchísimo y esto ocurre porque hay mucha estimulación y muy poco espacio para la creatividad, la cual es absolutamente necesaria para la construcción de un psiquismo sano.

En épocas anteriores, era mucho más sencillo jugar, nos entreteníamos con cualquier objeto que encontrábamos en la casa. Una caja de cartón se convertía en una nave especial, una cueva, un barco, una carpa, un avión o una casita. No había lugar para aburrirse porque todo nos llamaba la atención, desde armar castillitos con palitos, hasta jugar con barro en el jardín o salir a jugar a la pelota con los amigos. El niño que tenía una bicicleta en el barrio era considerado como un gran afortunado por el resto y para las nenas era toda una hazaña recibir la muñeca que tanto deseaban.

Ahora, en cambio, insertos en esta sociedad de consumo cada vez más materialista y acumuladora, el niño está acostumbrado a recibir toda clase de juguetes, mucho más sofisticados, interactivos y electrónicos. Esto genera que el pequeño vaya arrumbándolos en el canasto de los juguetes en su cuarto y logrando que el entusiasmo desaparezca cada vez más rápido. No terminó de tomar en sus manos un juguete y ya otra cosa le despertó interés.

Basta con mirar la vidriera de las jugueterías para darnos cuenta que la oferta de juguetes es completamente distinta. Los niños de hoy tienen resuelta y a su disposición toda la dinámica del juego, los muñecos son idénticos a sus personajes, hablan, cantan, bailan, asemejándose cada vez más a la realidad. Lo que quiere decir, que les estamos dando todo servido y prácticamente no estamos reservando espacio para la imaginación y la inventiva.

Algunos padres que salen a trabajar muchas horas fuera de casa son muy culposos y caen en el error de intentar tapar sus ausencias con regalos. Los vacíos emocionales no pueden llenarse con objetos materiales. Los chicos no necesitan tantos juguetes, lo que ellos requieren es tiempo exclusivo para ellos y atención de calidad. Bastan 15 o 20 minutos diarios para sentarse a jugar un ratito con ellos o de vez en cuando tener una conversación amena (cuando ya son más grandes), para escucharlos y saber qué sienten, qué piensan y qué opinan sobre diferentes temas.

La estimulación, es muy buena pero en su justa medida. En exceso puede ser perjudicial porque le impide al chico dar rienda suelta a la invención, al construir, armar, desarmar, romper y fantasear. Notamos que muchos niños a los 10 minutos de estar jugando a un juego electrónico, por ejemplo, ya se desmotivó y quiere jugar a otro. De esta forma, permanece en un estado de insatisfacción constante pero a la vez lo invade una adrenalina que lo desborda y no sabe cómo manejar.

 Los papás podemos:

 * Incentivarlos para que jueguen con elementos simples

 * Limitar el tiempo para el uso de los artefactos tecnológicos

 * No brindarle soluciones inmediatas para su entretenimiento

 * Entender que un poco de aburrimiento a veces es sano y necesario

 * Darles herramientas para que ellos sean los que descubran lo que quieren hacer

 * Posibilitar que compartan tiempo de juego con sus pares para compartir, socializar, respetar  los turnos y aprender sobre las reglas de los juegos

 *Intervenir en el juego pero respetando la diferencia generacional

El aburrimiento es propicio para que los padres se den cuenta de que los chicos tienen que pensar por sí mismos, abrir sus mentes para nuevas ideas, potenciar la creatividad y ser más autónomos Si les damos todo resuelto, incluso los juegos, el niño se convertirá en un sujeto dependiente e inseguro.

juegosss

 ¿Sabías que?

La lectura de cuentos o relatos de historias son muy útiles para que los chicos desarrollen su imaginación. Podemos pedirles que inventen sus propios cuentos o canciones o proponerles armar objetos con bloques o rompecabezas. Esto  los ayudará a combatir el aburrimiento de una manera positiva.

Fuente:  Portal Salta Bebé- Con el asesoramiento de Martha Peirone, Psicóloga.

Te puede interesar