Descubrió que su pareja planeaba una fiesta con “chicas” y armó un escándalo

Policiales 11/10/2016
Gracias a una aplicación en su teléfono celular, la cual refleja los mensajes que realiza y recibe su pareja, una joven logró neutralizar una alocada fiesta que su novio llevaba adelante con otros amigos y que incluía a cuatro amigas “extras”.
Ampliar
Desde Orán, descubrió la infidelidad de su novio en Capital

El incidente, según pudo enterarse InformateSalta, tuvo los condimentos del programa estadounidenses “Cheaters” que se dedican a investigar y escrachar a maridos infieles.  La novia, logró descubrir la infidelidad de su pareja,  gracias a una aplicación que tiene en su teléfono celular, la que le permite ver los mensajes que su pareja recibe por la red social de Whatsaap.

Ella, de 31 años y estudiante, se encontraba en su casa, en la ciudad de Orán, mientras su novio, supuestamente por razones de trabajo, se hallaba en la ciudad de Salta, cuando de pronto advirtió una serie de mensajes que su pareja comenzó a enviar y recibir respuestas.

Al verificar, descubrió alarmada que se trataba de pedidos a sus amigos para que esa noche llevaran al departamento, en donde planeaban una fiesta, algunas “amigas”, por lo que entablaron un diálogo con otros tres amigos respecto a la tarifa que estaban dispuestos a pagar y quién se encargaría de contactar a las invitadas especiales.

Sin imaginarse que su novia seguía en vivo la planificación de la fiesta, la que estaba programada para realizarse en el tercer piso de un edificio en el macrocentro, cercano a la comisaría Primera, donde policías tuvieron un papel protagónico al final de la velada.

Rápidamente, y tras asimilar el trago amargo de la infidelidad, la joven, decidió ir más allá y darle un escarmiento a su novio o bien, esperanzada en su amor, quiso comprobar que su novio  no era como todos. Previo hacerle algunos llamados, que el muchacho sorteó con una hábil naturaleza, su novia, desde Orán, puso en marcha el contraataque.

La novia engañada, llamó a su hermana, quien reside en esta ciudad, la cual alertada sobre la fiesta que su cuñado estaba planeando con otros tres amigos, no dudó en sumarse a la venganza y coordinó aparecerse en el departamento a fin de escrachar al hombre infiel, sus amigos y sus “amiguitas”.

Llegado el momento, su hermana y una prima, a quien habló como refuerzo, se hicieron presente en el edificio donde estaba programada la fiesta. Para poder acceder, dijeron al portero que eran las amigas que iban al departamento del tercer piso.

Como ya habían subido otras chicas al mismo piso, el portero las dejó pasar, sin imaginarse que las dos jóvenes iban con otras intenciones. Tras golpear la puerta del departamento, uno de los amigos abrió la puerta y de inmediato las jóvenes irrumpieron violentamente.

Mientras  una buscaba a su cuñado, la otra filmaba con su teléfono celular y transmitía las imágenes a la novia engañada a quien habían ido a vengar. La escena sorprendió no sólo al joven, quien junto a sus amigos estaban entretenidos con cuatro voluptuosas y deshinibidas “amigas”.

Cuando la cuñada atrapó al joven con las manos en la masa, las escenas subieron de tono, pues comenzaron las recriminaciones y amenazas de ajusticiamiento, mientras los amigos le reclamaban semejante escándalo a la vez que corrían de un lado a otro, escondiéndose detrás de los muebles para no ser filmados.

El novio, en tanto, hizo un vano intento por ocultar a las “amigas”, quienes observaron con curiosidad cómo los cuatro amigos se la rebuscaban para sacarse de encima a las intrusas, que comenzaron a ser agredidas por los muchachos, los que intentaban quitarle sus teléfonos celulares.

Al ver que su hermana y su prima corrían riesgo,  desde Orán llamó al 911 y pidió la presencia de la policía en el departamento del tercer piso. A los pocos minutos, una patrulla llegó al edificio y pidió al portero que los llevara hasta el tercer piso.

Aunque en un principio, el trabajador creyó que los uniformados eran parte de la fiesta, advirtió luego que la situación era seria, pues cuando los policías ingresaron debieron intervenir para separar al joven novio, quien luchaba para castigar a las dos intrusas.

En vista de los reclamos airados de un lado y del otro, los policías no anduvieron con vueltas y de inmediato dispusieron que fueran todos a parar a la comisaría, aunque cuando estaban ya en el hall del edificio,  el joven volvió a intentar agredir a las intrusas, quienes seguían filmando e intentaban tomar fotografías a las cuatro mujeres que habían contratado.

Ante este nuevo revuelo, InformateSalta  supo que los policías decidieron trasladar por separado a los cuatro amigos y a las 2 jovencitas, quienes en todo momento remitieron videos y audios de todo lo sucedido a la mujer engañada, quien desde Orán fue la espectadora principal de las escenas que confirmaron la infidelidad de su novio.

 

Te puede interesar