“No se corresponde la atención en Argentina con la contraprestación de Bolivia”

Sociedad 15/11/2016
El cónsul de Argentina en Bolivia, Dr. Ricardo Forrester, admitió que no hay reciprocidad por parte del país vecino en lo referido a atención médica. Pero consideró un acercamiento entre pueblos permitirles estudiar en nuestras instituciones.

En el marco de la décima quinta reunión del Comité de Integración Fronteriza, el cónsul de Argentina en Bolivia, Dr. Ricardo Forrester, ante los micrófonos de Radio Güemes, se refirió al proyecto que busca que los inmigrantes puedan estudiar en las universidades y atenderse en los hospitales de Argentina pero no de manera gratuita y admitió que la contraprestación en Bolivia no se corresponde con la atención médica que se brinda en Argentina.

No obstante, consideró que no se trata de un desequilibrio sino de “un acercamiento entre pueblos” permitirles a los extranjeros estudiar en nuestras instituciones educativas. “Aquí en Tarija la gran mayoría de los profesionales han estudiado en Argentina, y no hay ninguno que no reconozca con cariño toda la atención que ha recibido, de alguna manera estamos sembrando buena voluntad”, dijo.

Con respecto al tema del combustible, aseguró que se acordó no negar la venta de combustibles a ningún vehículo argentino, aunque aclaró que si existe una diferencia de precios, la cual consideró razonable en pos que la nafta está subsidiada para los ciudadanos bolivianos. “Lo importante es que le brindan el servicio, cosa que antes no pasaba”, agregó.  

Además expresó que en Bolivia no se tolera el hecho de excederse en el plazo de permanencia en el país, fijado en 60 días, e invitó a los ciudadanos argentinos que sufran inconvenientes en el país vecino a acercarse al consulado. “Para eso estamos los consulados, lo que pasa es que se queda en la queja y no viene a plantearlo en el consulado”, enfatizó.

Por último, manifestó que el objetivo es limar todo tipo de asperezas que hay de ambos lados de las fronteras y lograr una armonía entre las instituciones, que los reglamentos se cumplan, y superar los escollos. “Hay que lograr convencernos de que en realidad nada nos separa y todos nos une, de ambos lados de la frontera somos pueblos hermanos, y con un poco de esfuerzo yo creo que la convivencia sería armónica”, finalizó.

 

Te puede interesar