Salta Plast instala cestos realizados con material plástico 100% reciclado

Empresas 19/11/2016
La empresa salteña, fabricante de bolsas de polietileno, lleva adelante el programa de involucramiento y concientización a la sociedad, mediante la promoción del reciclado de bolsas plásticas. Los “Puntos Verdes” están ubicados en todas sus sucursales.

Salta Plast continúa realizando su programa de concientización sobre los beneficios y la extensión del sistema de reciclado que desarrolla desde hace más de una década. Dicho trabajo consiste en “fomentar hábitos de fabricación y consumos sostenibles con el medio ambiente, generando la menor cantidad de residuos posibles para afectar lo menos posible a nuestro planeta”, según explica el gerente de la empresa, Samuel Pericón.

Sobre la campaña y la resonante aplicación de la Ordenanza 13.553 (que prohíbe a supermercados la entrega de bolsas que no sean biodegradables), Comunidad RSE dialogaron con Samuel Pericón.


¿Desde hace cuántos años operan en Salta y cómo se dio el crecimiento de la empresa?

Salta Plast fue fundada en 1991 como fábrica de bolsas de polietileno de alta y baja densidad y polipropileno. Durante los primeros años la comercialización era en forma directa y sobre todo el canal mayorista e industrial. En el año 2000 se produce un cambio en la estrategia comercial y se desarrolló la cadena de comercialización minorista a través de la apertura de puntos de ventas directos al público y de la entrega a domicilio, previa venta telefónica. Este cambio es el que nos lleva hoy en día a tener 14 sucursales en distintas localidades de Salta y Jujuy y una flota de 5 utilitarios y dos camiones que reparten mercadería en los distintos puntos del noroeste argentino.

Por el lado de la fabricación, las continuas inversiones en maquinarias de última generación, construcciones edilicias y capacitación nuestra y del personal que nos rodea, nos permitió al día de hoy tener dos plantas modelos. Una ubicada en la Casa Central de avenida Chile 1502, donde se encuentra la planta de reciclado de polietileno y la otra ubicada en el Parque Industrial de la ciudad de Salta donde se fabrican todas las bolsas de polietileno de alta y baja densidad y polipropileno.

En la evolución atravesaron por el boom de los materiales descartables y la producción de plástico ¿en la actualidad, existe una conciencia ambiental que frena en cierta manera a la actividad?

Desde hace casi 20 años que a nivel mundial se tomó conciencia sobre el uso responsable de los recursos, tanto en la fabricación como en su consumo. Sin embargo la demanda ha venido creciendo sostenidamente debido a que no existen sustitutos que tengan un menor impacto ambiental que los productos de polietileno, que puedan ser producidos en gran escala y a un costo bajo para el consumidor. En forma complementaria se ha desarrollado enormemente la tecnología del reciclado y sus usos, lo que ha permitido mitigar enormemente el impacto visual del plástico siempre y cuando las ciudades cuenten con un sistema de gestión de residuos eficiente que fomente y permite el reciclado de todos los materiales inorgánicos que son desechados por los consumidores y fabricantes. Por otro lado se han realizado campañas de concientización para fomentar el consumo responsable de los distintos productos, basándose en el concepto de las tres R: Reducir, Reutilizar y Reciclar. En Argentina recién estamos empezando con los primeros pasos en este aspecto.

Sin embargo nuestra empresa desde 2004 que cuenta con una línea de lavado y reciclado de bolsas de polietileno, las continuas inversiones que venimos realizando nos permiten tener hoy en día una planta de reciclado modelo, en la que fabricamos nuestra propia materia prima para producir bolsas de residuos y tubos plásticos con material 100% reciclado. En este sector tenemos una gran capacidad de producción que no se puede aprovechar debido a que no tenemos una clasificación eficiente de los residuos como sociedad, lo que permite que las bolsas de plástico vayan al basural en vez de ser recicladas.

-¿Existen materiales en Argentina que garanticen la producción de bolsas 100% ecológicas?

La principal crítica que se le realiza a las bolsas de polietileno es que no son biodegradables.Actualmente no existe disponibilidad de este material para abastecer toda la demanda y tiene un costo 10 veces mayor que el polietileno común. Sin embargo hay que hacer una importante aclaración, para que la bolsa fabricada con 100% material biodegradable efectivamente se degrade tiene que estar en un ambiente propicio para ello, si no hay un tratamiento eficiente de los residuos esta bolsa se va a comportar exactamente igual que una bolsa común. Existe el falso concepto de que a estas bolsas biodegradables no importa que se la tire en cualquier lugar porque van a desaparecer.

– ¿En qué medida protegen el medioambiente las bolsas que venden para reutilizar en las grandes cadenas de supermercados? ¿De qué material están hechas?

Las bolsas que están vendiendo los supermercados no son de tela como las promocionan sino que son de plástico, más específicamente de polipropileno. Por lo tanto se comportan igual que una bolsa de polietileno en cuanto a su biodegradabilidad. Sin embargo hay dos grandes desventajas de este tipo de bolsas, la primera es que su reciclado es muy complejo porque no existen muchos productos que se puedan fabricar con este material, por otro lado estas bolsas al ser porosas son factibles de que sufran la denominada contaminación cruzada. Por ejemplo estas bolsas si no son lavadas como corresponde y les queda sangre de carne, van a desarrollar un foco de bacterias que podrían contaminar por ejemplo una fruta que se coloque al otro día en esta misma bolsa.

Si comparamos estas bolsas con las bolsas de polietileno mediante el análisis de ciclo de vida útil circular -el cual consiste en analizar el impacto de cada producto desde su fabricación hasta su capacidad para ser reciclado y convertirse nuevamente en el mismo u otro producto- las bolsas de polietileno son las que menos impacto ambiental tienen comparándolas con las reutilizables de polipropileno o las bolsas de papel o cajas de cartón. Además el Código Alimentario Nacional prohíbe expresamente el uso de cajas de cartón para transportar alimentos y hoy en día uno puede ver en un supermercado cómo los consumidores llevan alimentos en cajas de cartón que antes contenían lavandinas, insecticidas, etcétera, lo cual representa un riesgo muy grande para la salud de la población en general.

– ¿Cuál es el plan de reciclado que lleva adelante Salta Plast?

Salta Plast recicla polietileno de alta densidad y baja densidad que proviene de distintos orígenes, como así también polipropileno.

Para empezar, no generamos ningún residuo plástico ya que todos los productos que fabricamos son 100% reciclables, es decir, cualquier desperdicio que se origine en el proceso de fabricación interno es reciclado totalmente y vuelto a procesar.

Además de los desperdicios internos, la empresa recicla polietilenos de origen post industrial y de post consumo. El primero hace referencia a polietilenos que adquirimos de distintas empresas que lo generan como residuos por ejemplo film strech que se utiliza para palletizar, bolsas de distintos tipos (azúcar, etiquetas, etc). Este tipo de residuos post industrial está muy poco contaminado ya que básicamente solamente contiene polvo.

El segundo proviene de distintas cooperativas o los “cartoneros” que recogen este tipo de polietilenos de distintos puntos de la ciudad, incluido el vertedero San Javier. Este tipo de plástico sí está más contaminado al haber estado en contacto con restos orgánicos.

– ¿Qué otras acciones de RSE realiza o colabora Salta Plast? ¿Dónde se implementan dichas acciones?

Desde el punto de vista social colaboramos en los festejos del día del niño y la recepción de los peregrinos en las fiestas del Milagro a través de distintas donaciones, también en la campaña de limpieza del Dique Cabra Corral. En forma particular también apadrinamos dos comedores ubicados en la zona sur de la ciudad. A nivel empresarial formamos parte del programa de la ciudad de Salta “Separemos juntos” proveyendo las bolsas naranjas (fabricadas con material 100% reciclado) a un precio diferenciado a fin de fomentar la clasificación de los residuos en forma general y de las bolsas plásticas en particular, por ejemplo recibiendo las bolsas naranja ya utilizadas y mediante su reciclado volver a fabricar las mismas bolsas naranja.

– Indudablemente el rubro al cual se dedican es un rubro (como tantos otros) que se debe reinventar y atender a nuevas demandas ¿Qué proyección tienen de aquí en más?

Como comentaba anteriormente la producción sustentable en términos ambientales es un proceso que ya viene desde bastante tiempo y que nosotros como empresa siempre lo tenemos presente.

La estrategia nuestra va de la mano de la incorporación de tecnología cada vez más amigable con el medio ambiente, por ejemplo:

– Mayor eficiencia energética

– Aumentar la cantidad de material reciclado que se puede utilizar en la fabricación de distintos productos, mediante la coextrusión, que permite crear envases fabricados parcialmente con material reciclado para alimentos. Sucede que el material reciclado no entra en contactos con los alimentos porque está en el medio de otros materiales no aptos para alimentos.

– Queremos aumentar la capacidad instalada de nuestra planta de reciclado con un correcto tratamiento de agua que permite procesar materiales más contaminados.

– Otro objetivo es fabricar nuevos productos con material reciclado, por ejemplo tubos de plástico (expansión horizontal de productos), con los cuales hemos realizado los tachos instalados en los “Puntos Verdes”.

– Participamos en exposiciones a nivel local y mundial que tratan la temática ambiental y de la industria del plástico en particular, que nos permiten estar al tanto de las últimas innovaciones en lo que se refiere a la producción de material 100% biodegradable o el desarrollo de aditivos para acelerar la biodegradabilidad del plástico.

Como empresa y como personas en particular creemos en los postulados de la “economía azul” que básicamente sostiene que debemos ser capaces de producir productos más amigables con el medio ambiente, pero que su costo no tiene que ser mayor a lo de otros productos para así lograr que su uso sea masivo. Estamos convencidos que eso se logra con innovación tecnológica y responsabilidad social. Esta última es muy importante ya que hay que formar parte y fomentar hábitos de fabricación y consumos sostenibles con el medio ambiente, generando la menor cantidad de residuos posibles para afectar lo menos posible a nuestro planeta y, para esto, es fundamental que las empresas junto con el sector público se involucren activamente en campañas de educación y concientización, además de financiar proyectos que tengan como finalidad crear productos más sustentables.

Te puede interesar