Anciana se salvó de un engaño gracias a un tío difunto

Policiales 21/11/2016
La jubilada estaba a punto de entregar una importante suma de dinero a una estafadora que la llamó por teléfono y se hacía pasar por su hija, sin embargo, cuando la mujer pidió hablar con un tío, quien había fallecido hace cuatro años, la anciana descubrió la maniobra.

El tío Teófilo, que en paz descanse, ayudó desde el más allá a su sobrina, quien estaba a punto de caer en las manos de un par de embaucadores, quienes ya habían sorteado varias pruebas puesta por la anciana para verificar si la persona que la llamaba era realmente su hija.

El suceso, según pudo conocer InformateSalta, ocurrió el miércoles pasado en horas del mediodía, cuando la señora de 69 años y domiciliada en la zona del Paseo de los Poetas, recibió un llamado telefónico. Al responder el saludo, la jubilada creyó que se trataba de su hija.

La mujer aprovechó dicha situación y respondió: “Hola ma”. Esta contestación, al parecer, alertó a la anciana, pues no sería el apelativo que usaría su hija, no obstante, siguió con la conversación y volvió a preguntarle si era verdaderamente su hija.

La mujer, en tanto, confirmó que se trataba de la misma e inmediatamente le pidió que reuniera los billetes con las imágenes de “Roca” y “Evita”, pues iban a perder valor y debía cambiarlos, y para ello en unos minutos un hombre de confianza pasaría por su casa a retirarlos para hacer el trámite en el banco.

La anciana, muy perspicaz, volvió a someter a la mujer a otra prueba de parentesco, así que le preguntó el nombre de su esposo, a lo que la mujer la estafadora, como no sabía ese dato, se hizo la ofendida por las dudas de la anciana, quien elevó la apuesta y le dijo que ya la iba llamar a su teléfono celular.

La jubilada cortó y en seguida marcó el celular de su hija, siendo contestada la llamada por la misma mujer, lo cual la sorprendió. “Viste que soy yo mamá, porque desconfías”, dijo la estafadora, quien rápidamente retomó la maniobra fraudulenta e insistió con que juntara el dinero que había en casa.

En esos momentos, y por designio divino, la estafadora cometió un error, inducida vaya a saber por quién. La mujer, más segura de que la estafa estaba casi asegurada, le pidió a su supuesta madre que le pase con el “Teófilo”, un tío de la jubilada que murió hace cuatro años.

Este pedido, que simplemente llegó a oídos de la anciana para confirmar que efectivamente todo era una treta, tuvo una certera reprimenda de la jubilada, quien le hizo saber a la estafadora de su grave error. Después de ello, la estafadora cortó la llamada. 

Para terminar de cerciorarse, la anciana logró comunicarse con su verdadera hija, quien al momento en que recibió el llamado de la estafadora se encontraba por abordar un vuelo para trasladarse a esta ciudad, y obviamente desmintió toda la versión dada por la mujer que pretendía embaucarla.

El caso, que es considerado un manual para los ancianos ante este tipo de llamadas, generó cierta alerta respecto al momento en que la anciana llamó al celular de su hija. ¿Cómo hicieron los estafadores para clonar el número? Esto, obviamente, suma un alerta más frente a este tipo de maniobras.

Por otro lado, en tanto, la familia de esta anciana no deja de reconocer la intervención del más allá del tío Teófilo, puesto que su alusión por parte de la estafadora permitió neutralizar la estafa, en la cual cayeron varios jubilados que vieron esfumarse el dinero de sus ahorros.

 

Te puede interesar