El Gobierno dará una "inyección" al bolsillo de las clases medias y bajas

Nacional 22/11/2016
Con esta medida, el Ejecutivo nacional buscará darle impulso al consumo y apuesta a la reactivación económica.

El presidente Macri mostró su preocupación a sus ministros ya que la reactivación de la economía y del consumo, como así también la llegada de inversiones, se está demorando.

Por tal motivo, se apuesta a darle impulso al consumo con la inyección en el bolsillo de los sectores medios y bajos de 10.200 millones de pesos adicionales en diciembre.

El monto lo pagará el Tesoro de la Nación por los bonos de fin de año a jubilados, a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y a los empleados estatales.

Asimismo, se sumará el aumento por la reparación histórica a los jubilados y la exención de impuesto a las ganancias en el medio aguinaldo de diciembre.

Con estos recursos se buscará apuntalar el poder adquisitivo de los sectores más postergados, publica La Nación.

Asimismo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, espera lograr esta semana un acuerdo entre la CGT y los empresarios en el segundo encuentro de la Mesa del Diálogo por la Producción y el Trabajo. Un objetivo central es convencer al sector privado de que pague un bono de fin de año de 2000 pesos a la mayoría de los seis millones de trabajadores formales. Eso inyectaría entre $ 8000 y $ 10.000 millones más al mercado, según los sectores empresarios que lo puedan afrontar.

De acuerdo con este cálculo, la clase media baja recibirá en diciembre una masa de entre $ 18.000 y $ 20.000 millones para las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

En la Casa Rosada esperan que todo ello sirva de impulso a la reactivación económicajusto antes del arranque de 2017 y de la ya inminente campaña por las elecciones legislativas del próximo año.

Al principio de su mandato, Mauricio Macri había privilegiado la baja de la inflación y la llegada de inversiones para lograr crecimiento económico. No le prestó atención al consumo, que en el país representa el 80% de la economía.

Pero la baja de la inflación y las inversiones se demoraron más de lo esperado y ahora el Presidente pone fichas al estímulo del consumo. Las consultoras privadas y el Indecdieron índices de caída de consumo de entre 7% y 8% interanual entre septiembre y octubre, lo cual explica la recesión que no cesa.

Por eso Macri prepara un "plan B". Además del consumo, acordó con el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, que la autoridad monetaria seguirá bajando la tasa de interés, que la semana pasada cayó a 25,75%. El objetivo es inyectar más pesos en la economía, aun a riesgo de que lo sufra el tipo de cambio.

Según Macri, la inflación seguirá bajando (en el Gobierno proyectan 1,2% para noviembre) y existe margen para flexibilizar algo la política monetaria.

También el Gobierno ampliará las compras en cuotas del plan Ahora 12 y las extenderá a 18 cuotas: Ahora 18.

Te puede interesar