Gobernadores peronistas hicieron caer la boleta electrónica

Nacional 25/11/2016
Cinco mandatarios se reunieron con los senadores, que anunciaron que no aprobarán el sistema porque es vulnerable. Otro grupo, en cambio, se había reunido con Macri y dio el apoyo. ¿Quiénes son los que hicieron caer la reforma?

Los senadores peronistas congelaron la reforma política que contempla la utilización de la boleta única electrónica, tras una reunión con gobernadores peronistas en la Cámara alta.

"Se recogieron las objeciones que los expertos informáticos presentaron en las reuniones de Comisión, en cuanto a la alta vulnerabilidad de algunos de los métodos electrónicos propuestos, lo cual determina la imposibilidad del apoyo al proyecto tal cual fue aprobado por Diputados", fue uno de los párrafos del comunicado oficial del bloque conducido por Miguel Pichetto.

Minutos antes en su despacho se habían reunidos sus pares y los gobernadores Gildo Insfrán (Formosa), Lucía Corpacci (Catamarca), Sergio Uñac (San Juan), Sergio Casas (La Rioja), Carlos Verna (La Pampa), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego), José Neder (vicegobernador de Santiago del Estero), Pablo González (vicegobernador de Santa Cruz).

Los dos últimos habían participado en la reunión con Mauricio Macri en la Quinta de Olivos y ratificaron su respaldo a la boleta electrónica, pero quedaron en minoría.

“¿No es peligroso quedar como retrógrados? Nos van a acusar de querer sacar ventajas”, advirtió Bordet y pronto fue respaldado por Bertone.

“De ninguna manera. La gente tiene otros problemas como ver si llega a fin de mes”, respondió Verna, quien fue el más vehemente en el rechazo. Para no dejar dudas de que iría a fondo llegó con un mandato del Consejo del PJ de su provincia para fijar postura.

Insfrán sorprendió al citar una nota del diario La Nación que informa que informáticos y académicos de Estados Unidos le pidió a Hillary Clinton pedir el recuento de votos en los Estados de Michigan, Pensilvania y Wisconsin

El dato sirvió para recordar las advertencias de los informáticos que visitaron el Senado la semana pasada, cuando Macri ya creía tener los votos con el grupo de gobernadores que lo había visitado. “No nos pudo venir más justo”, bromeaban los senadores más rebeldes.

Aquella vez fueron a Olivos el salteño Juan Urtubey, Juan Schiaretti (Córdoba), Mario Das Neves (Chubut), Hugo Passalacqua (Misiones), Gustavo Bordet (Entre Ríos, aunque en su representación asistió el vicegobernador Adán Humberto Bahl) y Domingo Peppo (Chaco). Como extrapartidarios asistieron Omar Gutiérrez (del MPN de Neuquén) y Alberto Weretilneck (Río Negro).

“Hasta hace una semana había un clima de ruptura, pero claramente nadie entendió que valía la pena”, confesó a LPO una senadora que estaba dispuesta ir a fondo para evitar la reforma.

Tanta fue la confianza de Macri, que incluyó la reforma en la convocatoria a sesiones extraordinarias con la esperanza de sancionarla antes de fin de año y realizar la licitación en enero, plazo máximo para llegar a tiempo con la logística.

Tras la reunión de hoy, esos tiempos son imposibles. “Vamos a seguir discutiendo un mejor sistema electoral. Pero la agenda es otra”, ratificó a LPO uno de los referentes del bloque.

Los únicos senadores de la bancada que pugnaron desde el primer día por la boleta única electrónica fueron Rodolfo Urtubey y el catamarqueño Dalmacio Mera, hermano y primo del gobernador.

Ninguno abrió la boca en la hora que duró la reunión y Pichetto entendió que había mayoría para desechar la ley y mandó a escribir el comunicado, firmado por los senadores del FpV-PJ, dueños de la mayoría del recinto.

Varios reiteraron que no se los podrá acusar de no haber colaborado con el Gobierno cuando se sancionaron los proyectos más relevantes y en todos fue clave el respaldo de los dirigidos por el rionegrino.

El escrito señala que en la reunión hubo una "valoración positiva de incorporar de manera gradual tecnología que facilite la competencia electoral, identificando métodos que ofrezcan pleno confiabilidad de transparencia para la expresión de la soberanía popular".

Pero que también que era necesario "que todo proceso de reforma en cuanto a la forma de votación de los argentinos cuente con el consenso y el acuerdo de las distintas fuerzas políticas, en el marco de un debate profundo que descarte todo tipo de ventajas unilaterales".

Para dejar claro que la agenda no pasa por este tema, contaron que “se abordó de manera prioritaria y extensa la preocupación central de gobernadores y senadores respecto a la crítica situación económica y social que atraviesa las provincias, en relación al empleo, la obra pública y la pérdida de poder adquisitiva del salario de los trabajadores formales, informales y desocupados perceptores de asignaciones sociales”.

"Como conclusión, el bloque de senadores del PJ-FpV seguirá analizando herramientas que permitan mejorar el sistema electoral, garantizando plena confiabilidad de resultados y facilitando la competencia política de todas las fuerzas democráticas que participan de la política argentina", finalizó el comunicado.

Te puede interesar