Conmoción en barrio San Carlos por la muerte de un niño de 7 años

Policiales 01/12/2016
El menor fue hallado desvanecido en la bañera de su casa, tras lo cual su abuelo, un médico cardiólogo, trató denodadamente en reanimarlo pero nada pudo hacer. La causa de muerte fue calificada como asfixia por inmersión.

La muerte del menor, según un reporte policial, ocurrió el sábado pasado alrededor de las 21, cuando la madre del niño ingresó al baño a fin de verificar si su hijo se estaba bañando, momento en que se encontró con un cuadro trágico: el cuerpo del pequeño flotaba en la bañera.

Los gritos de desesperación de la madre alertaron a toda la familia, la cual se preparaba para asistir a una fiesta. De inmediato, el abuelo del niño corrió hasta el baño, sacó a su nieto del agua y en un pasillo de la casa comenzó a realizarle tareas de reanimación.

Esta fue la escena con la que se encontró el oficial Carlos Cerrudo, quien había llegado en el móvil 1079, junto a otros tres policiales. Un llamado al 911 alertó a la policía sobre el terrible incidente en la manzana 4 del barrio San Carlos, donde los gritos de dolor y desesperación alarmaron a los vecinos.

A los pocos minutos, y mientras el abuelo seguía arrodillado junto a su nieto luchando para salvarle la vida, una ambulancia del SAMEC, interno 760, llegó hasta la vivienda para sumarse a las tareas de rescate del menor y el traslado del mismo de manera urgente al hospital Materno Infantil.

A las 21.55, el niño ingresó al establecimiento médico, donde fue asistido rápidamente, sin embargo, a las 22.40, la policía fue notificada sobre el deceso del niño. De inmediato, la justicia tomó intervención y dispuso la realización de un examen médico y las pesquisas a fin de conocer qué sucedió con el pequeño.

Según lo informado por el médico legal de la Policía, Juan Albornoz, el deceso se produjo por asfixia por inmersión. En cuanto a los momentos previos a que el niño fuese hallado desvanecido en la bañera, el reporte policial dado a conocer a InformateSalta, indica que el niño fue enviado a bañarse debido a que la familia tenía que asistir a una fiesta.

A los cinco minutos, según indicó la familia, la madre del menor entró al baño y se dio con el aterrador cuadro. La muerte del niño, de solo 7 años, causó una gran conmoción entre los vecinos y sobre todo entre la comunidad educativa de la escuela San Carlos Borromeo, a la que asistía el menor. Los docentes, compañeritos y autoridades educativas expresaron el profundo dolor por el deceso del pequeño.

Te puede interesar