Caso Rosa: La jueza le dictó prisión preventiva

Justicia 04/01/2017
El sacerdote fue trasladado esta mañana a la Fiscalía, donde se le hicieron conocer los nuevos delitos que se le imputan. La jueza de Garantías 7 en feria, María Victoria Montoya Quiroga, hizo lugar a la solicitud planteada por la fiscal.
Ampliar
Padre Agustín Rosa

El religioso Agustín Rosa Torino fue trasladado hoy a la sede de la Fiscalía Penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, donde la fiscal en feria, Cecilia Flores Toranzos, le hizo conocer los nuevos delitos que se le imputan.

Ayer, la misma oficina había solicitado al Juzgado de Garantías 1 la prisión preventiva y la realización de pericias psicológicas y psiquiátricas de una ex religiosa acusada de delitos de índole sexual

El Vaticano investiga al padre Rosas de la iglesia de la Santa Cruz Comisarios Apostólicos del Vaticano arribaron en las últimas horas e intervinieron la Iglesia del clérigo. La investigación es eclesiástica y no está judicializada.
Iglesia Santa Cruz

Durante la mañana hoy, Rosa Torino estuvo acompañado de su abogado defensor y tras ser notificado, manifestó que no prestará declaración y que hará un descargo por escrito.

En relación a la causa, la fiscal señaló que se espera que se concreten pericias solicitadas para el imputado. 

En tanto, desde el Poder Judicial, confirmaron que el imputado deberá continuar detenido a disposición del tribunal mientras dure la Feria Judicial de enero.  La jueza ordenó, asimismo, que se libren oficios al Servicio de Psicología, Psiquiatría y Asistencia Social del Poder Judicial y que se comunique lo resuelto al juez de Detenidos y a la Unidad Carcelaria 1.

Rubén Agustín Torino Rosa se encuentra detenido acusado del delito de abuso sexual gravemente ultrajante por la duración agravada por ser ministro del culto reconocido.

En su resolución, la magistrada indicó, entre otros puntos, que “debe tenerse en cuenta que en el caso que nos convoca existe la probabilidad que, de recaer condena, esta será efectiva, teniendo en cuenta la entidad del delito que se investiga, lo que justifica mantener al encausado privado de su libertad hasta la realización del juicio de donde emane una decisión jurisdiccional que concluya con el juzgamiento de su conducta”.

Indicó además que “en el presente caso existe una ‘peligrosidad procesal’ que justifica la medida cautelar, concepto que se elabora a partir de una valoración no solo del o de los hechos imputados al encartado, sino además de las distintas circunstancias personales”.

La jueza consideró además que el dictado del encarcelamiento preventivo se justifica en razón de que la investigación se encuentra en curso y está pendiente la obtención de datos a partir de la declaración de testigos, “que podrían resultar intimidados si el acusado recupera la libertad”.

Te puede interesar