“Por sus antecedentes, no tendría que haber gozado de visitas”

Justicia 06/01/2017
La ministra de Derechos Humanos y Justicia, Pamela Calletti, explicó que lo primero que falló en el femicidio ocurrido en Villa Las Rosas fue el Servicio Penitenciario. Por la peligrosidad del asesino, no debería tener acceso al derecho de visitas.
Ampliar
- Pamela Calletti, ministra de Derechos Humanos y Justicia

Tras la muerte de Andrea Neri, una joven de 18 años en manos de su pareja, Gabriel Herrera, quien cumplía una condena por femicidio en el Penal de Villa Las Rosas, la ministra de Derechos Humanos y Justicia, Pamela Calletti, consideró que por su peligrosidad, desde el Servicio Penitenciario tendrían que haber decidido prohibirle las visitas.

“En términos generales, cualquier persona condenada por un delito puede ser recibir visitas, pero sin dudas esas personas que son peligrosas no pueden gozar de este derecho. Eso está siendo objeto de investigación y por eso la inmediatez de las medidas y la gravedad de separar de sus cargos a los directivos del penal,” dijo por FM Profesional.

En este sentido, si bien a nivel mundial resulta muy difícil la lucha contra los homicidas, aclaró que desde el Ministerio trabajan fuertemente para tratar de resolver la situación y en la contención tanto de los familiares de Andrea como de los hijos de la víctima anterior, quienes perdieron a su madre en manos de Herrera en iguales circunstancias hace 10 años atrás.  

Lejos de pensar en alejarse de su cargo, Calletti dijo “creo que el esfuerzo tiene que redoblar el compromiso. Es muy difícil poder frenar estos homicidios. Hay que profundizar la investigación, está la justicia actuando y trabajando en la asistencia y contención a las víctimas.”

Por otra parte, confirmó de que la víctima conoció al asesino dentro de la Unidad Carcelaria mientras acudía a visitar a un familiar y pese a haber sido advertida sobre la peligrosidad del mismo, de igual manera decidió comenzar una relación con él.

Te puede interesar

Te puede interesar