José Urtubey: “Una reforma fiscal para la producción”

Política 09/01/2017
El dirigente industrial se refirió al cambio en el Ministerio de Hacienda. Sostuvo que “representa para el Gobierno una oportunidad para avanzar en una reforma impositiva que priorice a la producción, un sector que hasta ahora ha sido la Cenicienta de su política económica”.
Ampliar
José Urtubey, dirigente Industrial

En un artículo de opinión publicado hoy en diario Clarín, el dirigente industrial analiza las Expectativas para el año 2017.

“Las primeras declaraciones del nuevo ministro Dujovne son auspiciosas en este sentido, ya que reconoce que muchos sectores productivos no pueden ser viables con la actual carga tributaria que enfrentan. Es de esperar que el nuevo equipo económico avance de manera rápida con una propuesta de reforma, y también que convoque a los sectores de la producción y del trabajo para buscar los acuerdos necesarios que garanticen su éxito.

Hoy en Argentina existe un consenso sobre la necesidad de mejorar la competitividad de nuestra economía, a través de medidas que ataquen la cuestión de manera integral. Ya entendimos que no hay caminos mágicos ni atajos posibles. A esta altura ya es claro también que gran parte de nuestros sectores productivos son competitivos puertas adentro de las fábricas pero pierden terreno puertas afuera, por factores que incluyen impuestos pero también infraestructura, costos logísticos y financieros.

Lo primero que necesitamos es tener claro el diagnóstico. Desde 2004, la presión tributaria consolidada en nuestro país (nación, provincias y municipios) creció casi 8 puntos porcentuales, de 24,3% entonces a 32,1 en 2015. La carga impositiva está hoy cerca del promedio de los países desarrollados en la OCDE y bien por encima del promedio de América Latina, en torno al 24,4%. Además, la alícuotas de tributos como el impuesto a la renta, las cargas del empleador para la seguridad social o el propio impuesto al valor agregado (IVA) están también aquí muy por encima de los promedios del mundo y de la región.

urtubey

Desde la industria tenemos propuestas claras sobre qué tipo de reforma impositiva puede incentivar a la producción, y las expusimos en la reciente Conferencia Industrial, a la que asistió el presidente Macri y los principales funcionarios de su gobierno. Con ejes en la promoción de la inversión, la eliminación de las distorsiones y la racionalización de la tributación local, creemos que pueden ser un buen puntapié inicial para que el país retome la senda de un crecimiento que ya se hace imperioso.

Entre las medidas concretas que proponemos están la creación de estímulos fiscales para la inversión en actividades productivas, la creación de un régimen de deducción de intereses sobre el capital propio que esté destinado a la inversión. Enumerar algunas medidas y restablecer el límite máximo (eliminado en 2005) de remuneración sujeta a contribuciones a cargo de los empleadores. Además, creemos importante que se vuelva a introducir un sistema de ajuste por inflación en los paquetes impositivos y que se revisen los impuestos sobre créditos y débitos bancarios (“impuesto al cheque”) y a la ganancia mínima presunta.

Hoy, además, existe una superposición compleja de impuestos nacionales, provinciales y municipales que genera altos costos administrativos y financieros. En la actualidad existen 24 jurisdicciones con potestad tributaria plena y cada una posee su propio Código Tributario. Además, existen más de 2.000 municipios en todo el país con sus propias normas tributarias.

Clarificar esta Babel tributaria no tiene por qué afectar el federalismo fiscal, sino todo lo contrario, impulsar los desarrollos territoriales. Hasta ahora, la anarquía tributaria no ha funcionado: Argentina sufre un caso grave de macrocefalia, ya que el 80% de la población está en el 2% del territorio y el PBI per cápita de la Ciudad de Buenos Aires es siete veces el de Formosa y seis veces el de La Rioja.

Estas reformas de fondo necesitan que seamos capaces de separar la discusión política cotidiana de la agenda de más largo aliento, y que podamos construir sobre los acuerdos que nos acercan más que las diferencias que nos separan”. 

Te puede interesar