La FIFA ordenó que los problemas de la AFA, los resuelva la propia AFA

Deportes 11/01/2017 Por
La respuesta luego de la Asamblea autoconvocada de la última semana que programó las elecciones para el 15 de febrero.

Fue un día de mucha actividad en la sede de Zúrich. Y una parte importante de tal agenda estuvo dedicada a los temas, que desde distintas áreas, provenían desde la AFA.

Tal como lo informamos detalladamente en otro espacio, la denuncia de Pablo Toviggino fue considerada largamente y demandó muchas llamadas telefónicas aclaratorias a los diferentes actores involucrados.

La oficina del presidente, recomendó a altos funcionarios que hablan el idioma español con naturalidad, preguntar hasta dejar aclarados varios aspectos de la actualidad de la AFA.

Los diálogos matutinos con Toviggino resultaron para éstos altos funcionarios satisfactorios en términos objetivos de la bifrontalidad, por cuanto hasta aquí, la FIFA sólo tenía reportes reservados sobre su actividad pública, familiar y política.

Alguien vinculado con el fútbol se ocupa en la Argentina de informar minuciosamente todo aquello que registran los organismos de seguridad o de información sobre la vida de sus dirigentes. Seguramente, quienes vayan a la contienda política serán ampliamente conocidos, según estos informes. Es un innecesario "recaudo" que quien lo ha ha tomado, pues si hubiera un nuevo Estatuto los candidatos deberán pasar el filtro de la Comisión de Etica de la FIFA. Y si por el contrario, aún no lo hubiere, quien obtenga más votos no podrá ser impugnado por la FIFA.

Tras las consultas de los altos funcionarios y en un día de gran actividad, la FIFA habría de producir otro despacho que deja al descubierto la burda maniobra comunicada este martes por la Junta Interventora respecto de un antojadizo cronograma que se iniciaba el 23 de enero con la recepción de los proyectos de Estatuto y culminaría el 28 de abril con la elección del Presidente de la AFA.

La FIFA admite la Declaración de Certeza presentada por Fabián Lovato y deriva al Tribunal de Disciplina de la AFA para que dictamine sobre la legitimidad de la Asamblea autoconvocada el último 4 de enero en el 3° piso de la AFA con 48 representantes presentes que significaron la superación del quórum estatutario requerido.

O sea que ayer teníamos dos posturas: un llamado a Asamblea General Extraordinaria para el próximo 15 de Febrero con el fin de elegir a un presidente y considerar, entre otros temas, la reformulación del actual Estatuto de la AFA por uno modernizado, más adecuado a la de la FIFA y un cronograma inconsulto y unilateral de la Junta Interventoracon el fin de dilatar la elección para poder articular las cuestiones que mas le interesan al Gobierno Nacional y a los clubes grandes: la Superliga, la rescisión del contrato de Futbol para Todos al menor costo posible y el ingreso de las Sociedades Anónimas.

Pues bien, nada de esto, anunciado estentoreamente, habrá de suceder bajo el imperio del mandato de la FIFA. Ahora, deberá expedirse el Tribunal de Disciplina de la AFA, el otro órgano independiente reiteradamente irrespetado por la Junta Interventora.

Por cierto que el Tribunal tiene un procedimiento que requiere de tiempo, pues deberá dar vista, abrir a prueba si el caso lo requiriere y reunirse en el pleno para su dictamen, dada la importancia del caso.

Mientras tanto, febriles reuniones siguen atomizando el ambiente del fútbol. Almuerzos, tejidos políticos y formación de comisiones para atacar los temas más urticantes.

Por un lado se intentará lo mas preciado: conseguir un candidato con aceptación consensuada. No todo resultará claro como se intentará mostrar. Las estrategias preelectorales suelen echar un nombre a la superficie, justamente para que "muera antes de nacer". Y muchos nombres que no se desean seran echados al viento. Por el contrario, el mañual ha enseñado que aquel que surgiera de la decantación silenciosa será o podría ser el candidato emergente. Todos los apellidos que surjan de un potencial candidato a otro candidato es para que éste último no llegue.

Las divisiones están bien marcadas: los que quiera el Ascenso y el Interior, no los aceptará la Primera. Y viceversa. A su vez, el Gobierno perfilará a su postulante, quien difícilmente resulte aceptado por la mayoría.

Y obviamente, comenzará una articulación estratégica para separar a los dos bloques de poder que son Ascenso e Interior, trabajando fuertemente para dividir a sus tres líderes Claudio Tapia, Daniel Ferreiro y Pablo Toviggino, quienes seguramente deberán prepararse para vigorosos embates que los aparten del foco. La Primera en general y el Gobierno en especial, no quieren a ninguno de los tres en el poder de la AFA.

En los últimos seis meses se ha hablado mucho de dinero, contratos, rescisiones, sponsors, marketing, controversias, merchandising, justicia, estatutos… Pero nadie ha hablado de política, de proyectos. Nadie pidió la palabra para decir "este es mi plan para salvar a la AFA".

Algunos dirigentes están pensando en cómo hacerle sentir el rigor al Comité Interventor por todos los horrores de gestión, de prepotencia, de abuso de poder, de extralimitación de los derechos delegados.

El Campeonato de Primera División, claramente, no comenzará tal y como estaba programado en la primera semana de febrero. Difícilmente, en la segunda…

Hay una corriente que gana cada vez más adeptos y sería muy cruenta: ciertos dirigentes quieren cerrar sus clubes. Clausurarlos. Hasta que surja una negociación digna con el Estado ya sea por la deuda, por la rescisión del contrato de Fútbol para Todos, por la cesación de la Junta Interventora, por la reinstitucionalización de la AFA y por la elección de un nuevo presidente.

Cualquiera que haya pasado por la AFA puede escribir el final de esta historia. El prestigioso Tribunal de Disciplina fallará de acuerdo a derecho y con estricto respeto por la institución. De cuanto de él dependa, la Asamblea autoconvocada el 4 de enero de 2017, será legítimamente reconocida. De ser así y sin intervención de la Inspección General de Justicia que lo impida, las elecciones serán el 15 de Febrero de 2017 con el Estatuto vigente y uno nuevo hacia adelante, a definir.

La FIFA, de tal manera, terminará con el martirio que le significaron el Gobierno Argentino y la Junta Interventora de la AFA que quedará con un el más nefasto capitulo de su historia.

Y una reflexión final: Julio Grondona no solo fue grande por lo que hizo, sino por aquello que evitó que le ocurriera al fútbol argentino durante 35 años.

Te puede interesar