Autismo, aumentan los tratamientos que mejoran la calidad de vida

Sociedad 23/01/2017
Si bien aún persisten algunos mitos alrededor del autismo, hoy en nuestro país y el mundo se diagnostica de una manera más adecuada y existe más información al respecto, gracias a los avances científicos y a una mayor conciencia social.

Actualmente, las familias de niños con autismo se animan a hablar sobre el tema sin tapujos y se involucran en una correcta difusión de lo que realmente implica para un niño esta problemática.

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) se diagnostica antes de los 3 años de vida y está clasificado como una de las enfermedades que más notoriedad ha cobrado en los últimos años. Afecta distintas áreas de desarrollo del niño, comprometiendo las habilidades sociales y de comunicación.

Los síntomas, pueden variar de moderados a graves, dependiendo del tipo de TEA que se presente. Hay niños con complicaciones en el área motora, que realizan movimientos rítmicos, constantes y metódicos. Balancearse es para ellos una forma de calmarse y equilibrarse. También puede verse afectada el área de la comunicación, entonces el niño no habla, se aísla y esto hasta le impide comunicar por ejemplo cuando tiene alguna dolencia.

Una de las falsas creencias vinculadas al autismo es que estos chicos son agresivos. En realidad pueden presentar algunas conductas inapropiadas, en este sentido, pero lo hacen como una forma de hacerse notar, para comunicar lo que les ocurre. Hacen berrinches, se tiran al piso, golpean o tironean a alguien para correrlo de su espacio físico y esto se debe a que puede resultarles molesto la presencia, la cercanía o el contacto con otra persona.

Para definir el diagnóstico, hay grandes ejes relacionados con la comunicación verbal y no verbal, a los que los especialistas prestan atención. Pero siempre se diagnostica de manera específica, y los tratamientos se planifican de forma individual, no existen dos tratamientos iguales porque cada chico va a tener algo diferente al otro.

Los comportamientos muy estructurados también son habituales en el niño con autismo, se apegan a objetos y se resisten a romper con las rutinas que ellos mismos se arman. No se sienten cómodos cuando no saben lo que les espera, o lo que viene a continuación. Para ellos poder anticiparse a los estímulos es muy importante.

Uno de los síndromes descriptos entre estos trastornos es el Síndrome de Asperger y quienes lo padecen, si bien tienen habilidades sociales para comunicarse, también pueden presentar dificultad para comprender ironías, chistes o indirectas.

Muchos papás consultan con el médico porque su hijo no habla o habla poquito, esta puede ser una señal, pero no necesariamente quiere decir que el niño va a tener autismo. De todas formas, ante cualquier señal es mejor hacer la consulta y no quedarse con dudas. El pediatra puede detectar algunas cuestiones que le permiten hacer un diagnóstico precoz. Por ejemplo, controlará si a los 8 meses ya gesticula y presenta una sonrisa social y  si al año ya puede responder cuando se lo llama por su nombre. Estas simples pautas pueden ser muy útiles para dar un mejor pronóstico y acudir a la estimulación temprana, si fuera necesario.

autismo

El autismo, no se revierte y en líneas generales se desconocen sus causas. Pero los tratamientos han mejorado muchísimo y le permiten al niño ser más independiente, aprender a comunicarse y mejorar su calidad de vida, logrando en algunos casos que puedan integrarse en una escuela con sus compañeros y hermanos, siempre paso a paso, pensando en el día a día.

 ¿Sabías que?

Hacer una dieta libre de gluten y  caseína ha dado muy buenos resultados en el tratamiento de algunos niños autistas. El gluten se encuentra en alimentos que contienen trigo, centeno y cebada. La caseína se encuentra en la leche, el queso y otros productos lácteos.

Fuente: http://tgd-padres.com.ar/

Te puede interesar