Lo peor de la política en formato 2.0

Opinión 16/02/2017
Todos conocemos la metáfora de la calumnia y el desplumar de una gallina en un día de viento, las plumas que vuelen se esparcirán por todas partes y jamás podrán ser recogidas y la gallina quedará definitivamente desplumada… y para siempre.
politica 20

Ahora si al desplumador lo cobija el anonimato y al viento lo multiplica hasta el infinito la dinámica digital, se empieza a formar un cuadro francamente siniestro porque cualquiera ahora está expuesto a ser victima de “operaciones políticas” vía Redes Sociales.
 
Cualquier persona puede hoy en día generar un rumor, un post o los mas tecnificados un video de YouTube y lanzarlo al circuito viral que vía web se esparcirá “Urbi et Orbi”, sin control alguno y con el agravante de que cualquier medio bien o mal intencionado puede seguir revotando y aumentando su efecto dañino.
Y si a esto le agregamos el triste fenómeno que en la sociedad actual un portal, un blog, un Tuit o publicación virtual, tiene mas peso que cualquier actuación oficial, institucional y hasta judicial. El contenido suele ser tomado como una “semiplena prueba” de una supuesta verdad a la que inmediatamente le es adosada, cual corte popular, una sentencia, que no es potencial sino efectiva: “salió publicado en…”, “llegó por Whatsapp…”; por lo tanto el protagonista del rumor es susceptible de ser linchado mediática y socialmente.
  
Haciendo uso de esta modalidad de servirse del rumor anónimo, se ha esparcido (desde páginas creadas ex profeso) un material, que utilizando un lamentable, repudiable y muy triste caso delictivo de repercusión internacional, se ha viralizado a través de las Redes sociales y Whatsapp, donde sin ningún reparo se señala a personas, familias e incluso instituciones oficiales, como supuestos responsables o participantes de este trágico episodio.
 
Curiosamente, siendo que el caso lleva varios años en ciernes, con sus dudas y certezas, se difunde en momentos previos a una campaña electoral, involucrando a actores de la política local, con el evidente propósito de generar que una “opinión publicada” se convierta en una suerte de cosa juzgada con el consiguiente linchamiento electoral de los involucrados.
 
Esto es, señores, remozar en formato digital lo peor de la vieja política, la que se vale de cualquier herramienta, método o formato para bajar al rival de turno sin el menor de los escrúpulos. 
El resultado final de la cuestión puesta a debate continuará siendo un débito de la Justicia para con la sociedad salteña, sin embargo, mientras tanto, las calumnias seguirán esparcidas los sujetos cada vez mas desplumados y los calumniadores protegidos por la oscuridad 2.0.-
Por:  Lic. Federico Hanne - Politólogo

Te puede interesar