Se encadenó en Villa Las Rosas pidiendo que no le maten otro hijo

Reclamo 12 de junio de 2017
Un hombre afirmó que al no querer pagar una gaseosa a un guardia comenzó una persecución en su contra. Denuncia malos tratos, insultos y golpes contra el condenado. Tiempo atrás otro de sus hijos murió en dudosas circunstancias.
09-04-14-penitenciario

Alfredo, es un padre que, durante la mañana del lunes, decidió encadenarse frente al penal de Villa Las Rosas, reclamando por el cese de los maltratos físicos y verbales que estaría sufriendo su hijo, quien cumple una pena.

En diálogo con InformateSalta, explicó que pese a la buena conducta que estaría demostrando en los últimos tiempos, afirma que es víctima de golpizas, malos tratos y hasta le prohibieron visitarlo.

“Viene hace 8 años encerrado con una plena conducta, con secundario terminado, dos años de su universidad, con terapias de talleres y trabajo, todo lo que un preso deba hacer para reivindicarse”, defendió Lozano a su hijo.

El denunciante asevera que su hijo fue golpeado, maltratado y dejado confinado desnudo en una celda “porque no pagó una gaseosa, se le vienen encima los ‘jefecitos’ de los guardias internos pegándole, insultándolo, hostigándolo, dejándolo solo 15, 20, 25, 30 días.”

multimedia.normal.8398587a3ccc4117.76696c6c6173206c617320726f7361735f6e6f726d616c2e6a7067

"Que no me maten otro hijo" 

Ante este panorama, Lozano decidió encadenarse en la mañana del lunes sobre el canal de Av. Yrigoyen, como reclamo por el maltrato que pasa su hijo, pidiéndole que lo dejen ver ya que le niegan visitarlo desde hace 2 semanas y para que ‘no le maten’ otro hijo.

“Hace un año y medio mataron a un hijo mío en el servicio penitenciario, él entró por su adicción a la pasta base, no fue atendido ni psicológica ni psiquiatra ni pedagógicamente, dijeron que se ahorcó, la autopsia dice que no se ahorcó sino que le encontraron drogas en su cuerpo”, recordó.

Ahora afirma que, con los maltratos que sufre su otro hijo condenado, “estamos en el mismo camino de lo que hicieron con mi primer hijo, ya no tengo más hijos varones, temo por la vida de él”.

Lozano informó que, mientras estaba encadenado al barandal del canal de la avenida Yrigoyen, desde la cúpula de autoridades del penal le pidieron dialogar, por lo cual él accedió y levantó la protesta, pero que no le dieron soluciones sino que ‘se limpiaron los nombre’.

Sin respuestas y con temor, no descarta volver a encadenarse. “Si no tengo una respuesta contundente, voy a seguir mi medida con huelga de hambre y encadenándome al canal; siento que ellos van a hacer lo que quieren pero voy a seguir con mi medida hasta que me digan que mi hijo va a seguir en el pabellón J, donde están los de buena conducta”, concluyó a InformateSalta.

carcel-villa-las-rosas-29-09-15-611x330

Te puede interesar