El femicidio de Claudia Saracho deja a 10 chicos huérfanos

Policiales 13/06/2017
Claudia Saracho fue asesinada de una certera puñalada a la altura del pecho por su marido Oscar Rolando Colque. Tenían 10 hijos de entre 5 y 23 años. Ella lo había denunciado y había pedido custodia, pero no se la dieron.
1497326986447

Claudia Saracho, de 39 años, fue asesinada de una certera puñalada, propinada por su marido Oscar Rolando Colque, de 53 años, el domingo por la tarde. Tras la intervención de la Justicia, ayer se supo que el femicidio tuvo origen en un violento ataque del hombre por supuestos celos, y para quedarse con dinero que la mujer ganaba con su trabajo, para comprar drogas y bebidas alcohólicas.

El femicidio tuvo lugar en la casa donde ambos vivían, ubicado en calle España al 1000 en la ciudad de General Güemes. Y tuvo como involuntarios testigos a tres de sus hijos, una de las cuales sufrió heridas en una mano al intentar evitar el homicidio de su madre.

Sostén de la casa

Claudia Saracho se dedicaba a la venta de tortilla a la parrilla a un costado de la ruta provincial N§ 11. Con el producto de esas ventas mantenía a su numerosa familia, compuesta por 10 hijos que tuvo con Colque. Hoy dos de sus hijas mayores no conviven ya con sus padres. Incluso desde hace tiempo que la víctima había realizado varias denuncias por maltrato y violencia física, pero nunca quedó detenido.

"Ella hizo varias denuncias, pero nadie hizo nada, el tipo era un alcohólico y se drogaba; no trabajaba y le sacaba la plata a mi hermana. Ayer (por el domingo), ella terminó de vender las tortillas y se fue a su casa, alrededor de las 22. Él estaba allí, como todos los días con gente peligrosa que también se droga y consume alcohol. Fue a buscarla y discutieron por la plata; en un momento dado tomó un cuchillo de grandes dimensiones y se lo incrustó el pecho", comentó con mucho esfuerzo Gabriel Saracho, hermano de la mujer ultimada.

Momentos terribles

En un momento dado Colque comenzó a buscarla con el cuchillo. Uno de los hijos, de 13 años, se le colgó del cuello al padre para intentar evitar la agresión. Araceli, la hija de 18 años, forcejeó con Colque para quitarle el cuchillo, pero terminó con un profundo corte en la palma de su mano, tanto que tuvo que ser atendida en el hospital. Ni ninguno de los hermanos pudo detener al padre, que le asestó un certero puntazo en el pecho a Claudia.

Tras la puñalada, el asesino se retiró y sus hijos intentaron calmar a Claudia. Querían apaciguar la situación y evitar que su padre regresara con más violencia. En la casa era tan normal que fuera agredida que solo optaron por llevarla hasta su cama y la recostaron, sin darse cuenta que estaba herida de muerte.

La víctima realizó varias denuncias policiales por maltratos, pero sin lograr una respuesta que le pudiera salvar la vida.

Desde la comisaría informaron que no fueron muchas, solo dos, una hace dos años y una segunda hace una semana, pero eran por amenazas y "lamentablemente -indicaron-, de acuerdo al Código Penal, no es un delito que pudiera llevar a una persona a la cárcel".

Una custodia que no se cumplió

El pasado 2 de junio, Claudia Soledad Saracho había denunciado a su esposo Rolando Colque por hechos de violencia y amenazas. En sus declaraciones ante la Policía, la mujer había solicitado protección de la Policía para evitar que el hombre pudiera concretar sus amenazas.

Ante esta denuncia, la Fiscalía de Violencia Familiar y de Género 2, a cargo de Facundo Ruiz de los Llanos, había dispuesto ese mismo día distintas medidas de protección para la mujer y sus hijos, entre ellas que se le asigne una consigna policial fija durante diez días. Si la custodia se hubiera hecho efectiva, ayer se habría cumplido con la última jornada, justo el día que Saracho fue asesinada de una certera puñalada por el hombre al que temía.

Por esta situación el fiscal Paz confirmó ayer que girará las actuaciones a la Fiscalía Penal de General Güemes, para que se investigue la supuesta comisión del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público y se determinen las responsabilidades del caso.

Ayer, familiares de Claudia Saracho también señalaron que la mujer había solicitado custodia policial, un servicio que nunca recibió. Ella había advertido varias veces a la Policía sobre las amenazas y la violencia de su esposo, de la que era víctima constantemente.

Te puede interesar