Caprichos de Salta, una ficción que te atrapará

Cultura 15/06/2017
“Caprichos de Salta” es un romance fraccionado en capítulos que muestra el origen fantástico, sobrenatural del funcionamiento de la sociedad salteña. Todos los jueves no te pierdas cada capítulo.

A partir de hoy, todos los jueves InformateSalta te traerá una historia para descubrir.

¿Quién no ha sido presa de un deseo vehemente? El  deseo que comúnmente es llamado antojo o capricho es un impulso colmado de rareza que infecta a las emociones  y las coloniza con una embriagante e inflexible decisión de rumbear por un camino alternativo con destino imprevisto.

El capricho es arbitrario, es una fuga de las reglas establecidas, es la sinrazón, la locura, el riesgo, el espanto, la inconciencia, lo fantástico, la perdición decidida en medio de la tormenta de la rebeldía, el asco al asco mismo. En el arte, el capricho es genialidad, desprecio a la observancia de la normativa académica y a su claustrofóbica comprensión de la vida. En el mundo prostibulario, un capricho es la concesión de una mujer a un hombre de sus favores carnales  sin requerir estipendio ¡El triunfo de la pasión del cuerpo por sobre la pasión del dinero! La locura del amor, ese desorden químico al que somete  la naturaleza para que intentemos la supervivencia de la especie.

Los Caprichos de Francisco de Goya, ochenta grabados de exquisitas deformidades; los veinticuatro  caprichos de Níccolo Paganini; el capricho de Antoni Gaudí en Comillas o el capricho español de Nikolai Rimsky Korsakov  representan fácticamente la idea arbitraria que significa “el Capriccio”.

“Caprichos de Salta” es un romance fraccionado en capítulos que muestra el origen fantástico, sobrenatural del funcionamiento de la sociedad salteña. Todos los vínculos son tejidos por extraordinarias criaturas que simulan una normalidad social que le es imposible sostener y se muestran en las horas donde “la Salamanca” arde. Un mundo prohibido a la mirada de la mayoría que construye y destruye cada motivo de felicidad y de pena que mueve a la ciudad más linda del NOA.

Dos horas después del mediodía, Salta cae narcotizada por la implacable “siesta”; sus calles son las calles  de un campo santo y, salvando contadas excepciones, sus habitantes ensayan el descanso eterno, por un rato, sin descuidar los signos vitales, claro está. Se pueden oír los pasos de una araña y la caída de lágrimas retumba e inquieta; tanto es así, que algunos  necesitan del bálsamo de una oración que invoque la protección de la virgen.  La marcha de un reloj viejo puede ser una tortura para quien desconozca el efecto mágico que provocan los sonidos monótonos. Lo cierto es que alrededor de las tres de la tarde, surgen a la vista desprevenida algunas acciones aparentemente infrecuentes al trajín diario. Un rico bestiario aflora: personajes fantásticos de naturaleza híbrida, mezcla de seres mágicos y ciudadanos con actividades comunes  fingidas para ocultar su verdadero fin existencial, un fin tan increíble como encantador.

Yo supe descubrirlo una tarde en la que me colmó el hastío; cuando nada podía atenuar la angustia que me provocaba el calor sofocante y el desencanto de un día lleno de malas decisiones, la desesperanza corrió el velo de los misterios y supe ver “Los caprichos de Salta”, monstruosamente bellos como los de Goya e insondables como los de Paganini. Desde ese día hasta hoy he dedicado mi oficio a la noble tarea de documentar la actividad más importante de nuestra sociedad, esa que rige su destino pero que nadie estima en existencia. Eso sí, nunca olvide, amigo mío, que todo tiene un precio…

Quizá usted se reconozca en algún relato… o se niegue a ser reconocido. Quizá, también, usted descubra que sabe muy poco de Salta y de su verdadero rol ¿Cuántos de sus conocidos serán caprichos de Salta?...

Te puede interesar