La "pesadilla" de un salteño que quería su casa y vendió todo para tenerla

Reclamo 05/07/2017
Facundo Sagárnaga, un conocido periodista salteño, relató paso a paso todo lo que vivió desde el momento en que contrató a una constructora de Viviendas Americanas. Hoy se encuentra en juicio, sin dinero para terminarla, y con su sueño a medio construir.
casa prefabricada pesadilla (4)

"Cuento mi historia solo para alertar a quienes están pensando en optar por este estilo de construcción, la verdad que las ventajas son infinitas pero en Salta no existen controles. Por lo tanto los usuarios tenemos que estar bien atentos", dijo Facundo en su publicación en Facebook.

Al conocer su historia, desde InformateSalta quisimos contactarlo para que nos cuente más sobre lo que le ocurrió. "Lo más difícil de todo esto es reponerse. Fue un sueño en el cual empecé a trabajar con mucha esperanza, entusiasmo y energía. Pero lamentablemente no lo logré. Hoy no tengo nada, solo la esperanza de que la justicia actúe lo más rápido posible", dijo en su diálogo con nuestro medio.

"Fue un golpe bajo que me sacudió a mí y a toda mi familia. Ahora a juntar fuerzas no solo para llevar adelante el juicio, sino también para asumir el desafío de pensar nuevamente que puedo tener mí casa. A pesar que cada vez se ven más casas de este estilo en los barrios salteños, en Salta no se aplican controles a las construcciones en seco. Por eso, para que otras familias no atraviesen por lo mismo, creo que es necesario alertar a la gente. Los beneficios de optar por una construcción en seco son infinitos, pero es necesario comprender que en este sentido los usuarios estamos desamparados, por lo tanto tenemos que asesorarnos bien", recomendó Sagárnaga.

casa prefabricada pesadilla (1)

Si bien desde diferentes organismos provinciales y municipales se ha alertado sobre el accionar de algunas empresas, que lucran o estafan con el sueño de salteños que quieren su propio techo, al parecer las malas experiencias se repiten. Por eso hay que tener mucho cuidado de averiguar datos sobre la empresa y el grado de cumplimiento que registra, antes de firmar nada. Además, hay que exigirle al vendedor, al momento de firmar el contrato, que sea certificado ante escribano.

La pesadilla de Facundo  

Según nos contó, el 29 de mayo del 2015 contrató, mediante la firma de un documento legal y ante la presencia de escribano público, a la empresa Sialem Diseños y Construcciones, propiedad de Ramón Luna Alberto, para ejecutar la construcción de su casa.

El acuerdo se realizó bajo la modalidad “llave en mano” y con el estilo de construcción Steel Framing. En ese momento el precio final de la obra se fijó en $480.750. La construcción se realizaría en el barrio Valle Hermoso, municipio de La Caldera.

Para poder iniciar la obra, la empresa le solicitó un pago inicial de $130.000, el cual cuenta abonó en tiempo y forma, al momento de firmarse el contrato. Hasta la última semana de agosto de ese mismo año había abonado $350.000, cumpliendo con las fechas de pago y las entregas de dinero que se fijaron en el contrato.

Un primer pago de $130.000, con la firma del contrato, para poner en marcha los trabajos; $40.000 y $80.000 los primeros días de  junio del 2015, y finalmente uno de $100.000 a finales de julio. El saldo restante sería abonado en cinco cuotas, una de $65.375 con la entrega de la casa, y otros cuatro pagos de $18.305, con un interés mensual del 3% incluido.

Al momento de iniciar la obra, "el propietario de la empresa me hizo firmar pagarés por el monto total, los cuales me eran entregados a medida que abonaba el dinero", explicó. 

Uno de los primeros problemas que tuvo Facundo Sagárnaga fue durante la etapa de remoción de suelo. Estos trabajos se extendieron más de lo debido a causa de un mal cálculo que de la empresa, según dijo. Al concluir con el movimiento de suelo, la empresa avanzó con la base para la vivienda. A pesar de contar con los planos del terreno y las medidas exactas de su  ancho y largo, los operarios de la empresa colocaron las estructuras casi dos metro en el interior de un terreno colindantes al suyo. Alertado por sus vecinos, los contratistas debieron levantar todo y volver a presentarlos, lo cual atrasó aún más el período de ejecución que se había pactado.

casa prefabricada pesadilla (3)

Siguen los problemas

A fines de agosto aproximadamente, nuestro entrevistado cuenta que le plantearon que la casa que la arquitecta de la empresa había diseñado no entraba en el sector del terreno donde se realizaron los trabajos de remoción. Por esta razón se iniciarían nuevas excavaciones, lo cual, según la empresa, aumentaría el costo final de la obra.

Al no acceder a ello, se planteó una modificación en el diseño inicial. El nuevo proyecto implicaba una reducción en el espacio total y por ende la eliminación o reducción de algunos ambientes. 

Ante todos estos problemas, la empresa lo convocó a una nueva reunión a mediados de noviembre del 2015. Ese día, el propietario de la empresa le dio a conocer un nuevo presupuesto con un precio final superior al del primer proyecto. Según la constructora, el nuevo precio era $531.720,27,  es decir más de $50.000 por encima al precio del proyecto inicial, a pesar de que la construcción sería más pequeña.

casa prefabricada pesadilla (5)

Este nuevo documento detallaba cuáles habían sido los hechos que retrasaron la obra, y a todos los ponían bajo responsabilidad del contratante, según recuerda Sagárnaga. 

Por esa situación, el periodista dijo que se vio obligado a denunciar a la empresa ante la Secretaría de Defensa al Consumidor. Allí, después de varias reuniones, el propietario accedió a terminar toda la construcción, pero para hacerlo solicitó un nuevo pago de $60.000. "Desesperado y algo frustrado, accedí a pagar el monto", relata Sagárnaga.

No obstante, nuestra entrevistado dijo que sin conocer los motivos, "una semana después la obra había sido abandonada por la empresa".

La demanda se encuentra en el Juzgado en lo Civil y Comercial de 1ra Instancia 8° Nominación, mesa de entrada N°2.

Asegura Sagárnaga, "hasta la fecha la empresa no se presentó a ninguna de las audiencias, por lo cual la jueza a cargo resolvió declararlos en rebeldía. A finales de julio la magistrada visitará el terreno para conocer la obra".

casa prefabricada pesadilla (2)

Te puede interesar