Glew: La víctima fue encontrada luego de un encuentro swinger

Nacional 05 de julio
La empleadora de Ayelén Roldán contó que ésta participaba de las fiestas sexuales con ellos, pero que esa noche había desistido. Cómo la hallaron.
11-BOTELLERO

La supuesta patrona de Ayelén Roldán declaró que esta joven participaba de prácticas swingers con ella y su esposo, que iban a ser los padrinos de su bebé y que cuando se cometió el crimen se ausentaron del hogar para buscar a “una persona” para concretar un encuentro sexual.

Natalia, quien encontró a la víctima desvanecida cuando volvió a su casa junto a su marido ayer a las 5, relató a C5N que esa noche Roldán se había quedado al cuidado de sus cincos hijos mientras fueron a buscar a “una persona, un hombre” para llevar a cabo un encuentro sexual.

“Mi esposo la conocía hace diez años y yo la conocí hace seis años. A la vez ella era la madrina de una de mis nenas, y nosotros íbamos a ser los padrinos del bebe que ella estaba esperando”, contó Natalia, quien aseguró que la chica “practicaba” la modalidad swinger con ellos y que esa noche se habían demorado en volver a su hogar porque no habían conseguido a “nadie”.

A su vez, Natalia confirmó que el lunes antes de irse de su casa a las 20 habían tenido relaciones sexuales con su marido y Roldán, pero que luego se fueron y le dejaron “una copia de la llave”.

La supuesta patrona relató que luego se encontraron con otra persona que participaba de los encuentros, pero como Roldán no iba a acceder a tener relaciones con él, se quedaron junto a su marido toda la noche en la casa de este hombre, hasta que volvieron a su hogar a las 5 del martes.

“Cuando llegamos la puerta de afuera estaba sin llave y la puerta de adentro entreabierta. Cuando abrimos la puerta con mi esposo estaba ella boca arriba, toda morada. Lo primero que hice yo fue ponerme a llorar y mi marido fijarse si estaban los chicos bien. Los chicos estaban bien y ahí fuimos a llamar a la policía”, contó Natalia.

La testigo dijo que en su casa “faltaban bolsas de ropa” que ellos vendían, y que cuando pasaban a buscar a Roldán por su casa, la “excusa” era que la llevaban a La Salada, del partido de Lomas de Zamora.

En cuanto a la investigación y las sospechas recaídas sobre ella y su marido, Natalia dijo: “No me preocupa porque yo no tengo que ocultar nada, las cosas que hacemos con mi esposo ya las dijimos”.

También agregó que la víctima le había contado que en una ocasión el marido de ella “la apuntó con un revólver”, y que “habían discutido” en varias ocasiones.

Te puede interesar