La alfombra de césped de la Av. Entre Ríos tuvo un fin solidario

Sociedad 06 de julio
Luego de las críticas, una vecina solicitó al intendente Gustavo Sáenz la pieza para poder armar un pequeño jardín en su casa. El hijo de la mujer convive con un respirador que le impide salir de su casa.

A fin de cuentas, la alfombra de césped sintético, tan criticada por muchos salteños, sirvió de gran ayuda para Jesús, un pequeño vive sus días conectado a un respirador artificial. Fue su propia madre, Adriana Adanto, quien la solicitó a través de Facebook al intendente de la ciudad Gustavo Sáenz.

Una vez que fue finalmente retirada del tramo en el que se había colocado en Avenida Entre Ríos, entre Siria y Junín, la mujer le manifestó su deseo al jefe comunal de destinarla a armar un pequeño jardín en su casa, donde su hijo pueda pasar el tiempo, sin riesgos en su enfermedad.

Sáenz accedió a su pedido y ahora Jesús cuenta con un espacio recreativo, en el que pueda jugar libremente. En tanto, en el espacio vacío, ya comenzaron a colocarse canteros de hierro de grandes dimensiones, que posteriormente serán cubiertos de flores.

 

Te puede interesar