Mercosur-UE: buscan vencer la resistencia de Francia

Internacionales 08/07/2017
La reunión con Macrón, primer ministro francés, se postergó hasta hoy por las dificultades para moverse en una ciudad convulsionada.
Ampliar
Mauricio Macri y Emmanuel Macron. - Foto: Archivo / Ludovic Marin/Reuters

La Nación. Era uno de los objetivos, tal vez el principal, que Mauricio Macri vino a buscar a esta ciudad, que se encuentra en alerta por la posibilidad de manifestaciones contra los principales líderes mundiales. Pero los tiempos no dieron, y todo se postergó para hoy. "No vienen, no se hace", repitió el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, sentado en un sillón del hotel Mövenpick, a eso de las 23, mientras lo escuchaban el vocero presidencial Iván Pavlovsky y los ministros Nicolás Dujovne (Hacienda) y Jorge Faurie (canciller). Del otro lado del teléfono, el secretario presidencial Darío Nieto les confirmaba que los presidentes no llegarían y que el encuentro bilateral con el presidente francés Emmanuel Macron quedaba postergado hasta hoy. Quedó intacto un salón con dos filas de cinco asientos por lado, con banderas argentinas y francesas en la cabecera.

Macri apostaba a su encuentro con Macron para convencerlo y vencer la resistencia de Francia a firmar un acuerdo económico entre el Mercosur  y la Unión Europea. Un sí que ya dieron Angela Merkel (Alemania), Italia, España y Holanda, y al que Francia se resiste para, como dijo el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, "defender su propia economía, en especial a quienes viven de la agricultura".

De todos modos, la expectativa de lograr un apoyo de Macron a la unidad UE-Mercosur sigue intacta. "No pasa nada, se van a ver mañana (por hoy) en cualquier momento del día", afirmaron desde el Gobierno, y explicaban la cancelación en que "se atrasó la cena de gala de los mandatarios" organizada por la canciller alemana Angela Merkel en honor a sus invitados.

Hacia el final del día, el Gobierno hizo de todos modos un resumen positivo. Contabilizó en el haber la reunión que tuvieron Macri y su par de Brasil, Michel Temer (en su calidad de mandatarios de países socios del Mercosur), con los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Dialogaron, explicó el Gobierno, sobre la situación agrícola, uno de los puntos centrales a resolver de cara a la integración comercial de ambos bloques.

Macri también habló, durante un largo rato, con el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, y la integración entre ambos bloques regionales estuvo presente en la charla.

Por la mañana, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se mostró optimista en firmar el acuerdo UE-Mercosur "antes de fin de año".

Peña remarcó además que la búsqueda de ese acuerdo "está en la agenda" del presidente Macri en el G-20, y que las conversaciones para "allanar el camino hacia la integración comercial" deben superar obstáculos como los que plantea Francia en defensa de sus agricultores.

El acuerdo es visto por la Casa Rosada como una señal para atraer inversiones del extranjero, más allá del alcance que puedan tener medidas concretas como la baja de aranceles y favorecer el flujo comercial, a uno y otro lado del océano Atlántico.

Te puede interesar