“Derribé la puerta y vi el charco de sangre”, relató el hermano de la salteña asesinada junto a su hija, en Buenos Aires

Policiales 09 de julio
Daniel Mamaní, hermano del corazón fue quien encontró a Isabel y a su hijita muertas en Villa Lugano. El homicida era su pareja.
DNI SALTA
Conmoción en el edificio donde vivía Isabel (43) y Jazmin (7). - Foto: DNI Salta

DNI Salta/ Sumido en un profundo dolor y entre llantos, Daniel, a quien le tocó ser el primero en ver la terrible escena de sus familiares asesinadas, dialogó en exclusiva con DNI y contó cómo fue ese doloroso momento.

Me llamaba la atención que no contestaba el celular ni el teléfono del departamento. Algo estaba pasando, pensé. Ese día – por el jueves -  mi sobrinita – Jazmín su sobrina de cariño-, no había ido a clases porque estaba descompuesta. Decidí ir hasta el departamento (Villa Lugano), en horas de la tarde. Tenía la llave puesta por el lado de adentro. Forcé la puerta y rompí para poder ingresar”, contó.

"Cuando entré vi todo el charco de sangre, vi a mi sobrinita, salí a los gritos y los vecinos no entendían nada. Los cuerpos estaban juntos en el pasillo”, expresó compungindo.

"Me impactó mucho ver a mi sobrina y no quise avanzar más. La pareja de mi hermana estaba en el dormitorio. Yo pensé que él estaba muerto, sino yo hubiese cometido una locura más. Lo habría matado", dijo.

Muy dolorido, contó que su sobrinita tenía un puntazo en el corazón y que Isabel había recibido varias puñaladas, por todo el cuerpo. Hasta que finalmente la degolló para matarla. Él asesino se encontraba en estado de ebriedad.

sateña asesinada

¿Quién era Isabel Martina?

Isabel Martina Tapia (43), era salteña, a los 14 años se había ido a Buenos Aires porque quería trabajar. Tenía sus dos familias: la de sangre y la familia Mamaní, quienes eran su familiares del corazón. Los padres de Daniel influyeron mucho en su crianza. Ambas familias muy pobres.

Había cursado sus estudios primarios en Villa Los Sauces y de pequeña se crió en La Ciénaga (San Lorenzo). En Buenos Aires, pudo concretar sus sueños trabajando “fue una luchadora en su vida”, contó Daniel, incluso llegó a comprarse su departamento en Villa Lugones, lugar del crimen.

Conoció a su esposo (oriundo de Jujuy) con quien se casó en Salta,(pero seguían viviendo en Buenos Aires), y  tuvo una hija – Jazmín-. Pero Isabel nunca se despegó de Salta y en cada oportunidad venía a su ciudad natal. Con el papá de la nena decidieron separarse pero en excelentes términos, tenían una muy buena relación una vez que ya no estuvieron juntos.

Todo el tiempo estaba en contacto con Salta y siempre venía para la época de carnaval. “Le gustaba ir a carpear”, cuenta Daniel. Cuando llegaba a la provincia, Jazmín, se quedaba en Villa Los Sauces e Isabel festejaba el carnaval.  En una de esas tantas veces que llegó a Salta conoció a Javier Choque (41) con quien entabla una relación y decide ir con él a Buenos Aires.

¿Qué tipo de relación tenían?

Según manifestó Daniel se había convertido en “una relación enfermiza”. “Él era una persona muy agresivo y muy celoso” dando a entender que los celos afloraban con el padre de la nena.

“De parte de él era una relación enfermiza. Mi sobrina lo quería mucho, hasta el punto e llamarlo papá. Él, no se quería ir. Mi hermana le decía “Volvete a Salta” y agregó que nunca lo denunció, porque su hijita le tenía un gran cariño.

"Él le decía que iba a cambiar. Intentó levantarle la mano, pero nunca le pegó", dice Mamaní y brinda un detalle clave para la causa: Javier tenía antecedentes penales: en el año 2015 por violencia hacia una pareja y restricción de acercamiento. “A a mi hermana le decía que él era muy agresivo”.

“Estamos destrozados”, reiteró Daniel y se tomó unos minutos para agradecer a quienes lo acompañaron: "Agradezco a todos los que se preocuparon. A veces no sabemos con quién uno trata o a quién tenemos al lado”.

 

Este mediodía DNI dialogó con Roberto Mamaní, hermano de Daniel, quien se encuentra en Salta y dio detalles de cómo están los familiares y amigos aquí.

Te puede interesar