Informe especial: ¿Cómo es el abordaje de un caso de abuso sexual?

En los estudios de InformateSalta, la asistente social Azucena Romero contó cómo se trabaja desde el Ministerio de Derechos Humanos y Justicia cuando detectan una situación de abuso.

En Salta, el Ministerio de Derechos Humanos y Justicia, trabaja con profesionales para abordar casos de abuso sexual y también con el objetivo de prevenirlos. En los estudios de InformateSalta, la asistente social Azucena Romero contó que la mejor forma de combatir ese flagelo es “fortaleciendo los factores protectores”.

Se trata de establecer vínculos fuertes y saludables con la comunidad, también con las instituciones más allá de la familia que es el núcleo central, pero donde lamentablemente ocurren la mayor cantidad de casos.

“Todos somos parte de esta problemática, no hay solamente un responsable, por eso es fundamental la capacitación y formación para que las instituciones puedan trabajar como corresponde desde el lugar que les toca”, explicó haciendo alusión a que muchos casos se detectan en los lugares de influencia de la víctima.

La escuela, el centro de salud, la iglesia, un club deportivo, todas las instituciones que forman parte de esta víctima y de su grupo familiar deben funcionar “como un factor protector para poder recuperar y reparar el daño que sufrió la víctima, por lo tanto en el área social se trabaja para articular y brindarles herramientas a las instituciones, porque tienen contacto directo con la víctima”.

La víctima muestra indicios

Muchos aducen que es difícil detectar situaciones de abuso, sobre todo aquellos que ocurren dentro de la familia, sin embargo la profesional explicó que todas las víctimas dan indicios y por ello es muy importante estar capacitado para percibirlo y saber ayudar.

“La víctima muestra los indicadores en los espacios donde se desenvuelve. Es difícil, es todo un proceso el de poder hablar, más aún si viene de parte de alguien que forma parte de su familia. Hay que crear confianza, seguridad, contención psicológica buscar redes familiares que sirvan de apoyo. Todos merecen y tienen el derecho a poder recibir el acompañamiento y el asesoramiento que necesitan”, explicó.

Azucena recomienda tener en cuenta los “cambios de conducta que son bruscos, problemas de aprendizaje, retraimiento. Evitan el contacto con otros compañeros, se aíslan”. Generalmente las víctimas de abuso suelen tener miedo, “perder la confianza y sienten que están solos, por eso apuntamos a realizar un fuerte trabajo de sensibilización y concientización”, añadió.

Te puede interesar