¿Milagro?: asegura que la Virgen de Metán la curó de un cáncer

Sociedad 01 de agosto
María Luisa Velis tenía un tumor maligno de ocho centímetros en la cabeza que desapareció luego de visitar la imagen que llora que está en el barrio Marco Avellaneda, en el sur de Salta.
virgen2

La imagen de la Virgen Rosa Mística volvió a derramar lágrimas que parecen sangre el sábado pasado a las 8 de la mañana. Mientras tanto, siguen apareciendo testimonios de sanaciones y milagros concedidos por la denominada Virgen que llora.

María Luisa Velis tiene 46 años, es madre de cinco hijos y esposa del excombatiente de Malvinas Carlos Bruno Delgadillo. La mujer vive con su familia en el barrio San Martín de la localidad del sur provincial y aseguró que la Virgen la curó de un cáncer.

La mujer, desde el 2012, comenzó a tener problemas de salud. Le sangraba el oído izquierdo. En principio la trataron por una supuesta otitis y la medicaron para tratar de controlar el sangrado. "El 6 de enero de este año me volvió a sangrar el oído. Fui con mi esposo a Salta capital a hacerme estudios, y me hicieron un tratamiento porque estaba inflamado. Luego una tomografía mostraba que tenía un tumor en la cabeza y llegaba al oído medio, estaba tapando el nervio facial", dijo Velis a El Tribuno.

"Yo estaba shockeada, recuerdo que luego de la terrible noticia nos fuimos con mi esposo a la catedral en Salta capital y me puse a llorar, estaba muy mal. Ya tenía afectado el oído con una pérdida de audición del 90%", remarcó.

Comentó que en una clínica privada de Salta capital ya le habían dado fecha para una operación, para extirpar el tumor. "Me dijeron que no iba a quedar bien, que iba a perder la audición de ese oído, la visión del ojo izquierdo e iba a tener falta de sensibilidad en el rostro de por vida. Pero yo no me quería operar porque esas secuelas eran graves y tenía mucho miedo", dijo María Luisa.

Luego decidieron viajar a Córdoba para hacer otra consulta. Llevó los complejos estudios, le confirmaron la presencia del tumor y la iban a operar allá.

"Regresamos a Metán y recuerdo que en abril pasado hacía una semana que estaba llorando la imagen de la Virgen Rosa Mística en el barrio Marco Avellaneda. Nos fuimos una tarde y yo bajé los brazos, la toqué, la miré y le pedí que salga bien la operación. Le pedí por mi salud, que me diera la oportunidad de ver a mis nietos crecer", dijo la mujer.

En manos de la Virgen

María Luisa dijo que se encomendó a las manos de la Virgen que llora. "Cuando le estaba pidiendo por mi salud me dio una puntada muy fuerte, muy dolorosa en la nuca, por eso salí de la casa en la que está la imagen y le pedí a mi esposo que me llevara a mi hogar", detalló.

Comentó que no soportaba el dolor de cabeza y que al día siguiente viajaron nuevamente a Córdoba. "Pero lo que ocurrió luego fue un milagro. La virgencita me curó porque en esa provincia me hicieron nuevos estudios para operarme y el tumor había desaparecido. Solamente quedaba una cicatriz. Incluso hubo una junta médica en el hospital de Clínicas porque los médicos estaban sorprendidos por lo sucedido".

"Un médico me dijo que no tenía nada y que lo que veían era solamente una cicatriz, donde supuestamente estaba el tumor. Hasta me preguntaron si me había operado en otro lugar o había hecho algún tratamiento. Pero yo les contesté que la Virgen Rosa Mística me había curado", destacó.

Hoy milagrosamente María Luisa tiene una vida normal junto a su familia. No sufre dolores ni sangrado y recuperó completamente la audición del oído que estaba afectado. En agradecimiento le tejió un manto que le llevó a la Virgen cuando fue a visitarla para agradecerle.

"La Virgen que llora es muy milagrosa. Incluso yo la había soñado antes de ir a conocerla. En el sueño me tenía del hombro y me decía que todo iba a estar bien", concluyó.

Te puede interesar