Sin licencias de la Conmebol, no habrá copas para los argentinos

Deportes 07/08/2017
Los clubes que se clasificaron a las copas del año próximo deberán cumplir con una serie de requisitos o serán reemplazados.
33253374164_c3bcdc46fb_b (2)

Los clubes argentinos que se clasificaron para las Copas Libertadores y Sudamericana de 2018 tendrán que cumplir con los requisitos exigidos por la Conmebol para recibir las respectivas licencias que los habiliten a competir en esos certámenes, y en caso de no conseguirlas, podrán ser reemplazados por aquellos que los sucedieron en las respectivas tablas clasificatorias.

El camino hacia la aprobación de esos requisitos se iniciará ya en la segunda quincena de agosto, cuando la flamante Gerencia de Licencias de AFA empezará a realizar las correspondientes inspecciones a los clubes clasificados a la Libertadores y Sudamericana 2018.

El mes próximo la AFA ya contará con la nómina de requisitos solicitados por la Conmebol para que los cinco clasificados a la Copa Libertadores y los seis que accedieron a la Sudamericana se hagan acreedores a sus respectivas licencias.

os equipos argentinos clasificados a la próxima Libertadores son Boca Juniors, River Plate, Racing Club, Estudiantes y Banfield (jugará el Repechaje), mientras que para la Sudamericana 2018 lo hicieron Independiente, San Lorenzo, Lanús, Newell's Old Boys, Defensa y Justicia y Colón, quienes se constituyen en los 11 representantes nacionales en los torneos de Conmebol. Sólo queda la plaza del campeón de la Copa Argentina para participar del primero de los certámenes mencionados.

Posteriormente, en octubre, el órgano de resolución de primera instancia de la Conmebol determinará el otorgamientos de las licencias y en noviembre llegará el tiempo de las apelaciones para aquellos clubes a las que no les fueron aprobados los requisitos requeridos.

El último día de ese mes la Conmebol "bajará el martillo" y aquellas instituciones que no hayan alcanzado los cánones pertinentes podrán ser reemplazadas por otras que hayan terminado por debajo de ellas en las tablas clasificatorias correspondientes.

La requisitoria de la Conmebol para el otorgamiento de licencias apuntará a cinco áreas clave que contemplan los aspectos administrativos, deportivos, financieros, de infraestructura y jurídicos.

De cada uno de estos ítems ordenados por estricto orden alfabético se exigirán rubros puntuales. Por el administrativo será "condición indispensable" que cada club cuente con departamentos de marketing y prensa que posean directores responsables en cada uno.

En el deportivo los clubes clasificados a la Libertadores y la Sudamericana deberán tener equipos participando de los campeonatos de categorías infantiles, juveniles y fútbol femenino.

Lo obvio en el orden financiero es que las entidades no tengan deudas y los contratos con sus futbolistas estén al día, mientras que en cuanto a sus infraestructuras, deberán estar aptas para las respectivas competencias pero, además, en perfecto estado de conservación.

La obligatoriedad de contar con las licencias para participar de los certámenes internacionales se harán extensivas al plano local para la próxima edición de la Superliga que contemplará la temporada 2018-2019, algo que año a año irá bajando también para las categorías de ascenso, empezando lógicamente por la B Nacional, pero ya en la 2019-2020.

Esta fórmula de licencias que empezó a poner en práctica la Unión Europea de Fútbol (UEFA) en 2004 y tres años más tarde incorporó la FIFA, recién fue albergada por la Conmebol el año pasado, y su primera prueba piloto la llevó adelante con la Federación Peruana de Fútbol (FPF).

La aplicación en el ámbito argentino tuvo su plataforma de lanzamiento el miércoles 26 de julio pasado en el predio de AFA, en Ezeiza, donde su presidente, Claudio Tapia, y el recién designado Gerente de Licencias de AFA, el abogado Javier Vijande Penas, fueron informados de los pormenores de esta nueva modalidad que se expandirá por todo el fútbol sudamericano a través de los pares de este último en la Conmebol, Mariano Zavala, y en la FPF, Mario Maggi.

Las "nuevas" Conmebol y AFA buscan el camino de la transparencia después del escándalo derivado del denominado "FIFA Gate". Se verá si los tiempos de ambas entidades coincidirán con las dificultades internas de los clubes argentinos. Y en caso de no ser así, qué tan severas serán las medidas que se adoptarán a aquellas instituciones que no puedan registrarse puntillosamente en este nuevo sistema de licencias, que no es otra cosa que una habilitación para competir.

Te puede interesar