Inventó una violación para ocultar que se fue de fiesta

Policiales 16 de agosto
Se trata de una joven madre de 21 años que inventó todo para evitar que su madre le quite la tenencia de su pequeño hijo de 3 años. Había estado bebiendo y drogándose con una amiga.
de fiesta..

Una joven de 21 años que trabaja en un local del Freeshop, demostró tener una gran capacidad de invención al momento de presentarse el jueves pasado en una comisaría y denunciar un supuesto rapto, seguido de lesiones y abuso sexual calificado.

InformateSalta, supo que la joven indicó que el miércoles salió de su trabajo y se dirigió a un bar ubicado en la esquina de las calles San Martín e Islas Malvinas, donde llegó junto a una amiga de su trabajo, con quien permaneció hasta las 3 de la madrugada del día siguiente.

Agregó que luego se dirigieron a inmediaciones de calle La Rioja e Islas Malvinas, donde se dirigió a una parada cercana y ella se quedó en esa esquina, a la espera del colectivo para dirigirse a su casa, sin embargo, a los pocos minutos apareció un sujeto que camina a de un lado a otro.

La mujer, con total convicción, relató que ante el temor que le generaba dicho sujeto, intentó correr, pero el desconocido la redujo y la introdujo en un automóvil, color blanco, donde la obligaron a ingerir una píldora que le produjo mareos.

pasta base

La joven sostuvo que el rodado dio varias vueltas y que en un momento dado, la despojaron de sus ropas y la violaron, siendo sometida por dos sujetos jóvenes, detalle que pudo establecer al escuchar sus voces. Dijo que durante el abuso, recibió lesiones en una de sus piernas.

Tras la violación, los sujetos le quitaron su cartera y la dejaron en el mismo lugar donde la raptaron, lo que sucedió pasada las 6 de la madrugada. Tal fue su convicción, que la joven mostró un raspón en una de sus piernas y no pudo objeción a ser examinada por el médico legal e incluso pidió efusivamente la detención de los abusadores.

Su denuncia recayó en seguida en manos de investigadores del Sector 5 de la Policía, quienes se pusieron en marcha con las pesquisas, por lo que a los dos días llegaron al barrio donde reside la joven a fin de investigar si algún vecino podía saber algo más.

Cuando los efectivos comenzaron a deambular por la casa de la denunciante, ésta se hizo presente en la dependencia y tiró abajo todo el relato que había brindado dos días antes con tanto dramatismo para reconocer que todo fue falso, y que sólo lo había hecho para ocultarle a su madre la verdad sobre dónde había estado esa noche.

La falsa víctima entonces confesó que efectivamente el miércoles pasado salió del trabajo junto a una amiga, dirigiéndose a la casa de esta, donde ingirió bebidas alcohólicas y droga, básicamente vino con marihuana y pasta base de cocaína.

Bajo los efectos de este cóctel, y junto a su amiga, salieron de fiesta por distintos sitios de la ciudad que, ya se olvido, para luego regresar a la vivienda de su compañera, en el barrio Jesús María, donde se raspó una de sus piernas con un bloque de cemento.

En cuanto a su bolso, la joven señaló que lo perdió y no recuerda dónde. En su defensa, en tanto, argumentó que inventó todo debido a que su madre la había amenazado con quitarle la tenencia de un hijo de 3 años si volvía a sus andanzas nocturnas, por lo que decidió mentir que enfrentar a su progenitora.

Te puede interesar