Un pueblo de Buenos Aires ofrece terrenos y trabajo en busca de habitantes

Nacional 23 de agosto
Se trata de Estación Faro, una localidad ubicada a 23 kilómetros de Coronel Dorrego y que desde hace un año busca sumar vecinos
10-CRISTO 2

Faro tiene 14 habitantes repartidos en ocho casas: hay dos hombres solos y seis parejas. Esta pequeña población de Coronel Dorrego supo llegar a tener unos 600 habitantes, pero hoy sus vecinos se debaten en encontrar una vuelta de tuerca para seguir en el mapa, o caer definitivamente en el olvido.

   Ideas no faltan. Además de un par de proyectos para revitalizar la vida social y económica, que permita que la localidad aparezca como un lugar para hacer un parate en el viaje por la ruta nacional 3 y llevar productos locales, sus habitantes ofrecen casas y terrenos para comprar o alquilar a precios bastante bajos.

   La idea, por supuesto, es repoblar Faro, con familias que tengan hijos pequeños, de manera que tanto el jardín como la escuela local puedan seguir funcionando a pleno.

   Por ejemplo, las tres primeras casas que se ofrecen se valúan en 600 mil pesos una de ellas, y en 10 mil dólares cada una de las otras dos. En este último caso, ambas no tienen más de tres años de construidas y sus dueñas quieren obtener el valor de costo. También hay varios lotes con valores cercanos a los 20 mil pesos.

   “Son casas que han sido refaccionadas o construidas en los últimos años —cuenta Patricia Beliz, una bahiense que eligió dejar el ruido de la ciudad e irse a vivir a Faro—. También hay otras que se pueden alquilar, y que los dueños solo buscan que las mantengan en buen estado”.

   Eso sí: las viviendas no serán gratuitas ni se entregarán en comodato, como ocurriera hace unos años en Esteban A. Gascón, en el partido de Adolfo Alsina.

   “Nuestra idea es ayudar a que el pueblo se levante un poquito. Tenemos un club, una capilla, la escuela y la estación de trenes. Ahí queremos poner en funcionamiento una suerte de casita de té o café literario para comercializar plantas, dulces, aceitunas y productos artesanales”, comentó.

   La idea no es imposible, sobre todo cuando se recuerda que el tren dejó de pasar hace tiempo por la población, dándole un golpe casi fatal a su futuro, y que el tendido de vías fue levantado y reemplazado por la traza de la ruta provincial 72.

   En ese punto entra a tallar la ONG Proyecto Pulpería, que ya ha trabajado en otros puntos de la zona para que algunas poblaciones consigan electricidad, sean repobladas o puedan acceder a algunos servicios, entre otras alternativas. La institución colaborará en las gestiones para que la estación de tren —que pertenece al ramal del ferrocarril Roca— sea cedida a los vecinos y estos puedan utilizarla a sus anchas.

   “También queremos que nos faciliten el edificio donde antiguamente había un destacamento policial para hacer una pulpería, que funcione también como comercio y para que la gente no tenga que ir hasta Coronel Dorrego”, contó Beliz.

   Así como se busca repoblar la localidad, la idea es que la escuela y el jardín también experimenten un proceso similar, y es por esa razón que se pide que quienes compren o alquilen vayan a vivir con sus familias.

   Si nada cambia, el año que viene la escuela quedaría con tan solo dos alumnos y, posiblemente, el jardín de infantes termine cerrándose.

Afianzar el espacio

   Para el titular de Proyecto Pulpería, Leandro Vesco, la cesión de la estación de ferrocarril permitiría afianzar un espacio que hoy se encuentra en desuso en la localidad.

   “Así, se podría abrir el pueblo a la sociedad toda, para que la gente que pasa por la ruta 3 pueda entrar, comer, tomar algo y llevarse algún recuerdo. Para eso, los vecinos necesitan que la estación de tren pase a sus manos”, aseguró.

   Al respecto, comentó que los vecinos quieren que vaya gente a vivir a Faro.

   “Esperan personas jóvenes, con hijos, y que quieran cambiar de vida. Son receptivos a recibir gente”, dijo.

 

Enfermería. Patricia Beliz es enfermera, y entre las propuestas que incluyen a la estación, la idea es que en ella funcione una pequeña enfermería, para dar los primeros auxilios a algún accidentado o enfermo. Hasta ahora, quienes necesiten algún tipo de ayuda médica deben ir hasta Coronel Dorrego, a unos 20 kilómetros.
Contacto. Para más información, los interesados pueden comunicarse con la asociación de vecinos de Faro, a los teléfonos (0291) 154-250285 y 1542-51903. También pueden enviar un e-mail a [email protected] También pueden contactarse con Proyecto Pulpería a Facebook/Proyecto Pulpería.

Para tener en cuenta

Enfermería. Patricia Beliz es enfermera, y entre las propuestas que incluyen a la estación, la idea es que en ella funcione una pequeña enfermería, para dar los primeros auxilios a algún accidentado o enfermo. Hasta ahora, quienes necesiten algún tipo de ayuda médica deben ir hasta Coronel Dorrego, a unos 20 kilómetros.

Museo. En la estación de trenes ya se ha puesto en funcionamiento una especie de museo. Si logran la cesión del edificio, la idea es ampliarlo, además de habilitar una enfermería y una suerte de SUM donde dictar clases de yoga o computación. "Queremos darle opciones a la gente que vive en los campos vecinos", dijo Beliz.

Agua. El agua que se utiliza para consumo humano es de pozo, pero cumple con lo que piden los controles bromatológicos. De cualquier modo, la municipalidad de Coronel Dorrego facilita bidones con agua potable —a discreción— para quienes quieran consumirla. Solo hay que buscarlos en la ciudad cabecera.

Contacto. Para más información, los interesados pueden comunicarse con la asociación de vecinos de Faro, a los teléfonos (0291) 154-250285 y 1542-51903. También pueden enviar un e-mail a [email protected] También pueden contactarse con Proyecto Pulpería a Facebook/Proyecto Pulpería.

Te puede interesar