“La educación religiosa no es de un credo en particular”

Educación 29 de agosto de 2017
Analía Berruezo, ministra de Educación de la Provincia, junto a la fiscal Mónica Lionetto, explicó que los padres tienen la posibilidad de expresar si quieren que sus hijos participen o no en las clases de religión. Además cuestionó la presentación del PO. Mirá el VIDEO.

En el marco de la audiencia ante la Corte por el dictado de educación religiosa en las escuelas públicas de Salta, Analía Berruezo, ministra de Educación de la Provincia, ante las cámaras de InformateSalta, aseguró que “no se enseña educación religiosa como disciplina sino como parte de una formación integral”.

En ese sentido, resaltó que “la educación religiosa no es de un credo en particular” y adelantó que es muy importante realizar un monitoreo y acompañamiento de cada una de las maestras tanto de religión como de grado.

La ministra dijo es necesario tener en cuenta dos aspectos puntuales, por un lado el proceso de enseñanza y aprendizaje, y por otro lo vinculado con símbolos o algún tipo de oraciones que se realizan al comienzo de la jornada.

Con respecto al proceso de enseñanza de aprendizaje, afirmó que en primer lugar, no es de ningún credo, en segundo orden, los docentes que enseñan educación religiosa se formaron en institutos de educación superior y el tercer punto está relacionado con la evaluación, ya que no llevan una calificación sino un "cumplimentó o no cumplimentó".

En relación a los símbolos o manifestaciones de fe en la escuela, aclaró que no necesariamente se dan en la hora de religión.

También aclaró que desde el momento que se realizó el amparo, no se produjo ningún otro tipo de denuncia. “Hubo algunos que presentaron problemáticas puntuales de dos instituciones de la provincia pero no responden a una denuncia o situación en particular relacionadas con la educación religiosa”, sostuvo.

Por otro lado, Berruezo aclaró que al comenzar el año escolar, los padres deben expresar su voluntad de que sus hijos participen o no en las clases de religión, y proponer, si así lo desean, que temáticas organizar en esa clase. “Más del 80% de los papás expresan año a año que sus hijos se queden en la clase de religión”, sostuvo.

No obstante, aclaró que cuando los padres no quieren que sus hijos reciban educación religiosa, se implementa un formato de enseñanza denominado aula de pluricurso, donde se trabaja dentro del aula por un lado con aquellos que si quieren tener educación religiosa, y por otro con los que no, a la vez que aclaró que si no quieren estar dentro de la misma aula, pueden ir a la biblioteca acompañados por la maestra de grado.

Por último, consideró que los alumnos requieren no solamente el conocimiento de los contenidos disciplinares, sino una formación integral tanto en educación religiosa como sexual y vial.

Sobre la presentación del PO

Berruezo sostuvo que la presentación del PO estuvo más relacionada con un análisis de características políticas, que propias de la defensa del amparo. “La presentación escrita dista de lo que se propuso en la audiencia, más que declarar la inconstitucionalidad y que la educación sea laica, apuntaron a temas muy puntuales de gestiones de gobierno, creo que no era el ámbito correspondiente”, señaló.

Desde el punto de vista legal

Por su parte, Mónica Lionetto, fiscal de Estado, aseguró que en 1986 la Convención Constituyente estableció una cláusula en el artículo 49 de la Constitución Provincial, por el cual dejó de ser una enseñanza sobre un credo determinado, y que a su vez obliga al Estado a brindarles a los padres la posibilidad de darles a sus hijos educación religiosa de acuerdo a sus convicciones.

Finalmente, aclaró que la ley provincial no viola tratados internacionales, sino que por el contrario, sigue los principios del pacto de San José de Costa Rica. “Lo que pasa es que se ha cuestionado en el amparo la constitucionalidad de las normas sobre la base de la aplicación en la práctica”, explicó.

 


 

 

Te puede interesar