Jubilado cansado de los robos, mató a su sobrino y a dos empleadas

Nacional 04/09/2017
Tiene 93 años y eso fue lo que le dijo a la Policía cuando llegó a su casa.
10-CRISTO 2

“Estoy harto de que me roben”. Antonio Pignotti, de 93 años, balbuceó esa frase ante los Policías de la Bonaerense que miraban atónitos la escena del crimen en Caseros. El sobrino del detenido yacía muerto en el piso de la vivienda del jubilado. Las dos mujeres que lo cuidaban gravemente heridas eran trasladadas en ambulancia al hospital, donde luego morirían.

La locura se desató hoy al mediodía en el domicilio de Pignotti de Tres de Febrero 3882, en la localidad de Caseros, y la policía llegó al lugar alertados por un vecino que avisó sobre los tiros.

Según la agencia Télam, en momentos en que el patrullero estacionaba en la puerta de la vivienda una mujer mayor salía a la carrera y desde atrás de ella un anciano le disparaba y le gritaba: "¡Estoy cansado de que me roben!". A raíz de ello, la mujer se desplomó en el patio delantero. En la puerta de ingreso también había otra mujer más joven herida.

Pero eso no era todo. En el interior de esa casa de Tres de Febrero al 3800, el dueño había baleado por la espalda a su sobrino Hebert Buffoni, un contador de 60 años. El cuerpo de la víctima yacía en el piso, levemente recostado sobre lo que era una estufa. Al lado del cadáver había una vaina servida y varias manchas de sangre.

Te puede interesar