¿Cómo se enoja cada signo?

Medios 04/09/2017
Estrategias de defensa frente a lo desconocido, respuestas a situaciones de estrés o injusticia y ataques de bronca multiplicados por doce.
10-CRISTO 2

Las Astrología nos da herramientas para conocernos a nosotros mismos, para aceptarnos y confiar que tenemos algo bueno y talentoso para dar al mundo. Sin embargo, cuando rechazamos nuestra esencia, cuando no nos valoramos o cuando nos sentimos minimizados por nuestro entorno, solemos reaccionar con modos defensivos desde los aspectos más complicados de nuestra personalidad.

Cada signo tiene cualidades únicas y creativas para aportar a la vida, pero cuando nos sentimos rechazados tendemos a “reaccionar” asustados y enojados, desde los aspectos más oscuros de nuestro signo.

Evaluemos, ¿cuánto tiempo estamos en estadio de reacción? Este tipo de respuesta no es libre, pues es una acción que surge de oponerse o defenderse del entorno. Cuanto más nos permitimos accionar y confiar sin caer presas del enojo constante, mejores resultados obtendremos.

Signos de fuego: me expreso o me quemo

Aries, entre el valiente y el agresivo. Es el primer signo y lo suyo es arrancar y envalentonar al entorno hacia nuevas aventuras y nuevos proyectos. En estado reactivo -cuando se siente amenazado- puede agredir innecesariamente o decir barbaridades sin evaluar cuánto lastima y complica las cosas con sus peleas y sus hirientes palabras

Leo, entre el generoso y el ofendido. Es el signo auto referencial por excelencia. Regido por el Sol, su energía parece nunca agotarse y siempre tener algo nuevo para dar y para crear. Cuando se asusta, automáticamente se ofende pues no puede creer que no valoren su generoso compromiso. Leo reacciona de modos escandalosos y exagerados que lo exponen a ser criticado de maneras innecesarias.

Sagitario, entre el optimista y el negador. Es el signo experimentador y aventurero. Necesita que todo circule fluidamente, ama el movimiento y los viajes. Cuando Sagitario se asusta tiende a hacer lo que mejor le sale: moverse o “escapar”. Lo suyo es la acción hacia lo lejano y cuando se siente rechazado o amenazado huye y se desembaraza innecesariamente de situaciones que - si se quedase quieto y conectara- podría arreglar fácilmente.

Signos de tierra: se comprometen o se paralizan

Tauro, entre el comprometido y el cabeza dura
. Tauro tiene gran capacidad para permanecer y cuidar lo propio pero cuando se siente rechazado o se asusta, se vuelve terco y se paraliza tendiendo a fijarse aún más a sus ideas y sus opiniones. Tauro ante las amenazas se vuelve inerte, obtuso y obstinado. Reacciona no reaccionando y se eterniza en situaciones que le provocan daño.

Virgo, entre el servicial y el crítico. Virgo es observador por naturaleza, siempre está atento a destacar los detalles que nadie percibe. Cuando se siente rechazado, se asusta y se enreda en su enmarañada percepción. Su mirada laberíntica complica aún más las situaciones, pues no puede priorizar. Ninguna solución le resulta lo suficientemente válida o eficiente. Virgo reacciona no definiendo, se enrosca y no logra superar ni una sola de sus preocupaciones.

Capricornio, entre el excelso y el exigente. Capricornio vive con una expectativa de perfección que ninguna realidad puede satisfacer. Su anhelo de excelencia lo lleva a dar siempre lo mejor y a exigirse siempre un poco más. Cuando Capricornio se siente rechazado reacciona despreciando y desacreditando -a sí mismo y a su entorno-. Nada ni nadie cumple con las expectativas. A Capricornio asustado le resulta imposible valorar lo logrado y disfrutar de lo alcanzado.

Signos de aire: se liberan o se evaporan

Géminis, entre el mentiroso y el gran comunicador. Todo le interesa a Géminis pero nada lo convence o satisface plenamente. Su naturaleza vincula orillas, pues su función es ser el gran puente, por eso su lugar es el del medio y no queda comprometido con ningún sector. Cuando se siente rechazado y se asusta reacciona abriéndose a más variables. Toma una actitud desapegada, se queda en el medio sin saber lo que en verdad desea, se refugia en la indefinición, enmascarado en un estilo despreocupado y juguetón.

Libra, entre el indeciso y el seductor. Anhela agradar, armonizar y ser aceptado. Libra necesita que todos lo quieran, por lo que si se siente rechazado, siente amenazada su esencia más básica. Libra asustado reacciona de maneras extremistas o se vuelve aún más basculante y efímero - y en su desmedida necesidad de agradar no sabe decir que no y se somete a lo que lo lastima-. Por el contrario, puede reaccionar de modos excesivamente temerarios, provocadores y belicosos.

Acuario, entre el desubicado y el futurista. Acuario capta lo nuevo, lo que aún no se ha creado. Su esencia es altamente creativa pero al captar lo que aún no se ha materializado se le complica comprometerse con la realidad concreta. El presente le resulta difícil de entender. Si se siente rechazado o amenazado, Acuario reacciona desconectándose y tiende a no registrar nada de lo que sucede, pareciendo frío o excesivamente desapegado.

Los signos de agua
: empatizan o ahogan


Cáncer, entre el temeroso y el protector. La naturaleza canceriana cuida lo vulnerable. Proteger requiere estar atento a los peligros para intentar evitarlos. Cáncer tiende a sentirse amenazado ante cualquier experiencia desconocida, por lo que tiende a mostrarse hostil y cerrado. Enmascara su sensibilidad en un estilo hosco y temeroso. Cuando tiene miedo se endurece y es casi imposible acceder a él o entender lo que en verdad le sucede.

Escorpio, entre el curador y el complicado. Su cualidad sanadora lo lleva a prestar atención a aquello que duele, a destacar las situaciones difíciles y a prestar atención a aquel que está enfermo. Si Escorpio se siente rechazado tiende a poner foco solamente en los aspectos negativos y a reaccionar desde actitudes excesivamente desconfiadas o paranoicas.

Piscis, entre el delirante y el solidario. Su extrema sensibilidad lo vuelve empático y resonante con todos los seres vivos. Piscis tiende a asustarse fácilmente de su gran percepción y tiende a endurecerse exageradamente. A Piscis le cuestan los términos medios, no sabe cómo poner limites claros y tiende a reaccionar de modos exageradamente defensivos o agresivos. En algunos casos puede mutar y polarizarse al difuso y dependiente. 

Te puede interesar