Quién es el gendarme sospechado en el caso de Santiago Maldonado

Nacional 11 de septiembre
Es el subalférez Emmanuel Echazú y fue quien recibió un piedrazo que le rompió la mandíbula el 1° de agosto. Es uno de los que llegó hasta el río y luego, redactó el acta del operativo. Los investigadores creen que podría haber golpeado al artesano.
10-CRISTO 2

El domingo, el Gobierno nacional le presentó al juez federal de Esquel, Guido Otranto, un informe en el que se apunta a siete gendarmes por su actuación el 1° de agosto, día en la que desapareció Santiago Maldonado.

Y este lunes, trascendió que los investigadores centraron sus sospechas sobre uno de los oficiales: el subalférez Emmanuel Echazú, que fue herido a los pocos metros de poner un pie sobre el territorio ocupado en Cushamen.

Según publicó el periodista Claudio Andrade, en el diario Clarín, Echazú es el nombre que sobresale en la lista que tiene el magistrado en su oficina. La nómina se completa con otros seis agentes: Orlando Yucra, Julio Segovia, Juan Carlos Pelozo, Jorge Fortunato, Ramón Vera y Darío Zoilán.

La información agrega que Echazú fue quien recibió, alrededor de las 11.30 del 1° de agosto, una pedrada que le provocó una doble fractura de mandíbula. Fue en el arranque del operativo que condujo el comandante segundo del Escuadrón 36, Juan Pablo Escola.

Escola había dicho que el joven siguió avanzando junto a su superior sin hacer caso a la gravedad de su herida.

Sospechas

El periodista Andrade afirma que los investigadores sospecharon desde el principio de Echazú. Y tras el informe que le envió el Gobierno, esas sospechas se reforzaron.

¿Por qué? Porque para la Justicia, el subalférez pudo haber actuado violentamente movido por la furia y la adrenalina del momento.

“Es llamativo que siguiera adelante con esa lesión y es quien hace el acta”, agregó la misma fuente.

Acta

Echazú fue el gendarme al que se le encargó levantar el acta de todo lo acontecido aquel día.

Buena parte de lo que se sabe oficialmente de los hechos en Cushamen (prueba esencial desde la cual Gendarmería elaboró su propio informe destinado a la Justicia) fue escrito por el gendarme.

Por otra parte, llama la atención que en un detalle (enviado al Ministerio Público) sobre quiénes actuaron en Cushamen aquel día, el comandante del Escuadrón 36 de Esquel, Pablo Badie, no incluyó, en una primera instancia, a Echazú.

Según el comandante, en aquellos acontecimientos estuvieron “el comandante Juan Pablo Escola (único con nombre y apellido completos), 1er Alférez Lozano, Suboficial principal Gauna, Sargento Ayudante Ocampo, Sargento Sánchez, Cabo 1ro Ahumada, Cabo 1ro Leguizamón, Cabo Enciso”.

No está Echazú.

“Fracturado, sangrando y todo, un gendarme avanzó conmigo, no se dio cuenta de sus heridas de la tensión que teníamos. Eso fue como a las 11.30. Íbamos lento y muy pesado, con el chaleco antibalas, con los cascos, los borceguíes. El suelo era arcilloso, muy incómodo”, había contado Escola durante una entrevista.

El comandante, además, aseguró que Echazú y él funcionaron juntos esa mañana y que para protegerse de los piedrazos colocaban sus brazos frente a la cara.

Escola había afirmado que no alcanzaron el río.

Sin embargo, una nueva cronología entregada a la Justicia por Gendarmería sí ubica a Echazú, alrededor del mediodía, en la entrada del Pu Lof. Y junto al agente habrían estado el primer alférez Daniel Gómez y los oficiales Coronel, González, Coca Alba, y Carmen Saldaño.

Licencia

¿Dónde está hoy Echazú? De licencia y no ha tenido contacto con los medios. Hasta ahora solo aparecieron fotos en las que se lo ve con el rostro golpeado y con sangre.

Fuentes del Gobierno nacional, citadas por Clarín, adelantaron que el gendarme no hablará con el periodismo. "Pero existe y es real y le rompieron la cara”, agregaron.

Te puede interesar