Aprender a delegar

Sociedad 13 de septiembre
Delegar, una palabra corta pero que dice mucho. En realidad más que decir tiene una fuerte carga en cuanto a su significado. Trabajar en equipo en el trabajo, en la familia o en la empresa.
5835839a58b24f99e3a00200-198918

¿Qué es delegar? Delegar es dar un poder, una función o una responsabilidad a alguien para que los ejerza en su lugar o para obrar en representación suya. Esto dice el Diccionario de la Real Academia Española.

Dicen por ahí que delegar en todos los aspectos de la vida es como decir la verdad para los políticos, dicen solo dicen.

Delegar es un hábito, porque cuando hacemos algo, lo que sea relacionado a la empresa, a la familia , el hogar, el trabajo; lo ideamos, lo armamos y lo ponemos en funcionamiento. Hacemos, permanentemente hacemos; como creemos que debe ser. Cuando tenemos que corrernos de ese lugar para que continúe otro, nos cuesta! Y muchísimo, porque creemos que nadie lo hará como nosotros.

Lo que debemos saber es que para avanzar en cualquier aspecto de la vida tenemos que poder delegar y confiar en la capacidad de la gente que nos rodea.

Puede suceder que las cosas salgan 100% bien como sabemos hacerlo, y así y todo no estemos  conformes porque falto este detallito….y puede que pase que no salgan así como queremos, pero de todas maneras este perfectamente bien porque cuenta con otra impronta que también está muy bien.

Hay que poder resistir la tentación de meternos al momento de delegar. Es paciencia y un gran trabajo interno de quien delega. Como todo habito seguramente puede llevarnos más tiempo pero dejemos que suceda, sepamos que podemos hacerlo.

Al hacerlo la carga de trabajo y la responsabilidad merman lo que nos permite estar mas relajados en nuestro día a día.

Delegar es un arte, es un gran aprendizaje que puede ser muy exitoso para nuestra vida interior.

El hecho de que nos cueste delegar puede pasar también por cierta inseguridad por lo cual hay que fortalecer nuestras virtudes creyendo en nosotros mismos.

Hay muchos beneficios al delegar; invertir nuestro tiempo en situaciones o proyectos que nos generen más valor; distribuir el trabajo de manera equitativa, hacerlo en equipo y ser  todos importantes en este equipo de trabajo, familiar o empresa.

Fundamentalmente creo que al delegar hay que confiar.

Y vuelvo a reiterar en la importancia de ser seguros en nosotros mismos, si lo somos, seguramente podemos confiar en nuestro equipo, en el equipo de los proyectos de vida personal, los laborales, con la pareja y con los hijos.

En definitiva, en la vida todos funcionamos como equipo.

Delegar, sin dudas un arte maravilloso que si logramos ponerlo en práctica, seremos un poquito más felices.

Por: Flor Zumaeta.

Te puede interesar