Tenía un mono de mascota, se lo quitaron y pide que se lo devuelvan

Sociedad 13 de septiembre
Se lo secuestraron porque su tenencia está prohibida. Su dueño dice que está destruido. “Tengo fotos del mono con pañales, lo cuidé como un bebé”, expresó en momentos que se manifestaba en la puerta del destacamento de Vespucio para pedir su liberación.
mono

Tras la denuncia de vecinos sobre la presencia de un mono en 'cautiverio' dentro de una vivienda de Campamento Vespucio, se procedió al secuestro del animal en virtud a lo estipulado en la Ley de protección y conservación de la fauna silvestre.

Sin embargo, para la familia ‘dueña’ de Martín – nombre con el que bautizaron al mono – era mucho más que una mascota.Tengo fotos del mono con pañales, lo cuidé como un bebé, averigüe sobre la alimentación y el cuidado que tenía que tener”, contó devastado Ignacio a InformateSalta, en momentos que se manifestaba en la puerta del destacamento de Vespucio pidiendo por su liberación.

Pero para entender el afecto y cariño entre ambos, es necesario remontarse a hace más de dos años, cuando Ignacio decidió cuidar del animal, luego que perdiera a su manada en un incendio forestal. “Tenía días de nacido, entraba en la palma de la mano”, narró emocionado, dejando en claro que no lo compró de manera ilegal ni lo mantuvo en cautiverio.

libertad a martin

Ignacio detalló que realizó todos los trámites posibles para que el juez tome medidas y como no tuvo respuesta decidió en última instancia organizar una marcha y juntar firmas. “Nos dijeron que el traslado a Salta es inminente, no queremos que se lo lleven, cualquier veterinario puede comprobar que recibió todos los cuidados sanitarios y sobre todo mucho amor”, señaló.

Por su parte, Ruly Rojas, conocido periodista de Tartagal, contó que Ignacio intentó varias veces regresarlo a su hábitat natural, pero el animal no se acostumbró puesto que está habituado a una dieta distinta. “Luego de dos años regresar a su hábitat es difícil que sobreviva y se pueda autosustentar”, manifestó.

mono
Y si algo le faltaba a la historia, es que por lo visto el animal tampoco quiere alejarse de Ignacio, ya que, según contó Ruly, cada vez que va a visitarlo y escucha su voz, se pone como loco y se quiere escapar. “Ignacio está casi de guardia esperando que no se lo lleven y el mono lo siente”, finalizó.

Te puede interesar