De la mano de su hermano, reabrió la zapatería de “Nano”

Sociedad 20 de septiembre
La máquina de coser del conocido zapatero fallecido volvió a rodar gracias a Edwin, en el mismo lugar, mismo horario y con la misma clientela. El joven abandonó su trabajo como albañil para dedicarse a continuar con el legado familiar.

Hace poco más de un mes, la conocida zapatería a cielo abierto de Avenida Tavella y Obispo Romero lloraba la pérdida de su dueño, Rolando “Nano” Torres, quien murió producto de un paro cardiorrespiratorio justo al lado de su máquina de coser.

Estuvo cerrada durante ese tiempo pero ahora Edwin, un hermano del fallecido, retomó el negocio, probablemente porque la “sangre” pudo más que continuar trabajando como albañil en la construcción.

Lo hace acompañado de su cuñado, pareja de una tercera hermana de ambos, y apostado cada día junto a la parada de colectivos de esa esquina en horario corrido de 9 a 17 horas. “Era mi hermano y como él ha fallecido tuve que salir en su cuenta porque sino nadie se iba a hacer cargo,” dijo a Somos Salta.

La clientela se mantiene y sus trabajos también, Edwin en el mismo espacio sigue arreglando las fallas o roturas de cualquier tipo de zapatos y dejándolos como nuevo. Una tradición familiar que se mantendrá en el tiempo.

Te puede interesar