Por economía, vuelven a usarse los pañales de tela

Nacional 09 de octubre
Se están empezando a usar cada vez más en el país. Son reajustables y duran toda la etapa pañalera del bebé
7757_0021727336

Para el común de las personas hablar de pañales de tela es remontarse como mínimo cuatro décadas atrás. Sin embargo, de a poco, vuelven a ganar su espacio por varios motivos, entre los que se destacan los económicos y los ecológicos. La comparativa es concreta: con lo que una familia gasta en seis meses de pañales descartables cubre toda la etapa pañalera de su bebé con los que se lavan y se vuelven a usar.

"Los pañales de tela son mucho más modernos, no tienen prácticamente nada que ver con los de antes. Se usan otras telas, la mayoría naturales, como el bambú y el cáñamo", explicó Analía Ortiz, dueña de Gualu, emprendimiento local que los ofrece en Las Heras.

La primera ventaja de estos pañales, aseguró Ortiz, es que son unitalla. Es decir, mediante broches reajustables los bebés pueden usarlos desde que pesan aproximadamente 4 kilos hasta los 15 kilos, cuando ya están listos para dejarlos.

De esta manera, con un stock de 15 a 20 pañales se alcanza a cubrir desde que el niño empieza a usarlos hasta que termina.

Analía reconoce que comenzó con mucha venta a Buenos Aires, Córdoba y Tucumán, pero asegura que ahora vende cada vez más en Mendoza. "Era un tema poco conocido pero va tomando auge y son muchas chicas las que me contactan por el boca en boca y las recomendaciones", contó.

Si se compraran 15 de los más caros, la cifra a invertir sería de $7.500. Considerando que los descartables no bajan de $300 y se necesitan mínimo dos bolsas por mes, se equipara a tan sólo un año de pañales.

Si se compraran los más baratos, la brecha es mayor, porque la inversión sería de $3.000, igualando a 5 meses de desechables. "Yo en 13 pañales invertí cerca de $5.000. Los llevo usando dos años y no tuve ningún tipo de problema", confió Analía.

El otro aspecto positivo es el de la ecología, ya que como no se descartan, no se genera la enorme cantidad de bolsas de residuos llenas de pañales que muchas veces terminan rotas en las calles o acequias.

"Es una satisfacción no sacar una bolsa llena de pañales por día. No sabés adónde va a parar, contamina la tierra, la rompen los perros. Y queramos o no, son residuos patológicos prácticamente", continuó Analía.

El otro aspecto, no menos importante, es que muchas veces los pañales descartables le producen distintos tipos de problemas a la piel de los bebés. Quienes usan pañales de tela aseguran que nunca han tenido problemas de dermatitis en sus hijos, por el hecho de que la tela es natural y no compuesta por químicos y perfumes.

Te puede interesar