Relevaron el polémico juzgado que Reynoso dirigió durante 11 años

Justicia 10 de octubre
Un gran revuelo hubo en Orán para permitir la inspección judicial a las céntricas oficinas. Para la Fiscalía, lo visto servirá en el juicio. Un defensor dijo que se diluye la acusación.
Reynoso1

Con un impactante despliegue de gendarmes y policías se realizó ayer la inspección al Juzgado Federal de Orán, que durante 11 años estuvo a cargo de Raúl Reynoso. El trámite es parte del juicio contra el exmagistrado federal, acusado de ser el supuesto jefe de una asociación ilícita que otorgaba libertades a acusados de narcotráfico a cambio de coimas, indicó El Tribuno.

Tras dos horas y media de recorrida por el edificio ubicado sobre calle Lamadrid, entre López y Planes y Arenales, las conclusiones fueron dispares.

Para el fiscal federal Carlos Amad, que lleva adelante la acusación contra Reynoso y otros siete imputados, la recorrida del juzgado permitió “determinar la ubicación de los empleados y funcionarios” durante la gestión del exjuez, lo que “es importante para cuando vayan estas personas, que siguen bajo juramento, a declarar como testigos en el juicio”.

En cambio, para el abogado Santos Ramón Saldaño -defensor de Ramón Antonio Valor-, la inspección contribuye a diluir la causa.

“Hay varios testigos que han manifestado que desde el puesto de trabajo que ellos tenían veían cómo ingresaban los abogados al despacho del juez, lo que quedó totalmente descartado porque es imposible que ellos hayan podido ver algo por el ángulo. Creo que esta inspección favorece a todos los imputados”, afirmó. 

 La recorrida

La jornada del juicio al exjuez federal de Orán comenzó muy temprano.

A primera hora de la mañana, el exjuez Reynoso fue llevado desde la Cárcel Federal de Güemes a Orán por una comitiva de gendarmes fuertemente armados. Llegaron a destino cerca de las 11 y pasaron directamente al edificio del Escuadrón 20, en las afueras de la ciudad.

Los otros acusados, que están en libertad, también arribaron a la ciudad acompañados de sus defensores, entre ellos Saldaño, Federico Magno (defensor de Reynoso) y Daniel Luna (representante de la abogada María Elena Esper).

El mismo viaje hicieron desde la ciudad de Salta el fiscal federal Carlos Amad y el querellante Carlos Garmendia.

En la ciudad, desde las 10 se cortó el tránsito y el paso por todas las calles que rodean el Juzgado Federal. Pasado el mediodía, el presidente del Tribunal Oral Federal, Federico Diez, pisó suelo oranense.

Con todos ya presentes, Reynoso fue llevado hasta lo que fueron sus antiguas oficinas. El vehículo, fuertemente custodiado, ingresó por el portón que da a la playa de estacionamiento que hay en el interior del edificio. En todo momento una fuerte custodia rodeó al exmagistrado que tenía sobre el saco de su traje un chaleco antibalas. 

La inspección arrancó formalmente a las 17.36, con una recorrida que se hizo accediendo al interior del juzgado por el estacionamiento, la entrada que utilizaba a diario Reynoso durante los 11 años que estuvo al frente de esa dependencia de la Justicia Federal. 

Dos efectivos de Gendarmería Nacional filmaron todo el recorrido. Incluso en el interior ocuparon los lugares que utilizaban los empleados y enfocaron los ángulos para esclarecer cuál era la visibilidad que tenían desde cada sitio.

“No hubo preguntas ni se ahondó en ningún tema; solo se recorrió el lugar, se tomaron medidas y ángulos a los que se accede a ver desde cada puesto. La valoración de todo esto se hará en el juicio, cuando vayan los testigos”, insistió el fiscal Amad, al dialogar con la prensa cuando ya el recorrido había terminado.

Te puede interesar