A partir de las 17, Gimnasia se enfrentará con Juventud en el Martearena

Deportes 14 de octubre
El historial marca una abrumadora paternidad de Juventud, pero en el Martearena la cosa está más pareja. Mañana será otra historia.
clasico (1)

Cada clásico es una historia nueva, una oportunidad renovada para doblegar prejuicios y paternidades. Y hasta la frase más remanida y trillada de la jerga cobra sentido y hasta sentencia de ley: “son partidos aparte y no importa lo que pasó antes”. Así son los clásicos, como el que disputarán hoy Juventud y Gimnasia y Tiro, a las 17, en el Martearena, publicó El Tribuno.

Si bien en el fútbol las lógicas están ausentes y la única realidad es la que sucede en el verde césped, el albo, pese a quedarse con un sabor más dulce en el último pleito entre salteños, es el que tiene el desafío de modificar el rumbo de la tendencia general, la cual marca una ancha paternidad de los antonianos en el historial.

Los santos marcan una clara supremacía en los registros desde la invención de los torneos argentinos y federales. Sin embargo, a la hora de extenderse un poco más allá en el tiempo, de hacer un revisionismo más amplio, de abrir el cofre de los recuerdos y de desempolvar los archivos históricos desde la década del 80 hasta la actualidad, el dominio santo se ensancha aún más.

Desde el Anual 1986 hasta la fecha se registran 37 enfrentamientos oficiales: dos por el, por entonces, jerarquizado certamen doméstico, otros dos por torneos del Interior, un par del recordado torneo Confraternidad 1991, ocho por la Primera B Nacional y dos enfrentamientos por Copa Argentina. Sin embargo, el grueso de los choques oficiales entre dos de los equipos más populares de la provincia se produjeron en los últimos seis años, con las insólitas formas de disputa y las kilométricas primeras rondas a las que nos tiene acostumbrados el Consejo Federal.

estadio martearena

De los 37 encuentros disputados, 17 fueron victorias antonianas, solo 11 millonarias y se registraron 9 empates. Juventud marcó 43 goles y Gimnasia 38. Si contamos exclusivamente los clásicos disputados en el escenario de mañana, en el Padre Ernesto Martearena jugaron 10 veces en forma oficial, pero la diferencia a favor de la entidad de Lerma y San Luis es mucho más exigua y casi imperceptible, registrando la mayor cantidad de triunfos en el Gigante del Norte. En el escenario mundialista el antoniano ganó en 4 ocasiones, el albo venció en 3 e igualaron en la misma cantidad de cotejos, con 11 tantos del equipo que oficiará de local mañana y 7 de la visita. Y en relación a Víctor Alfredo Riggio, el flamante entrenador de Gimnasia y viejo conocedor en materia de clásicos provinciales, el Tano dirigiendo a los de la Vicente López ganó una sola vez ante los de la banda azul (en el mundialista por 2 a 0, el 7 de octubre de 2012, con goles de Leandro Zárate y Esteban Burgos), perdió uno y empató dos, por lo que buscará su segunda alegría ante los verdugos cinco años después de su primer festejo.

Pero este clásico será diferente, llega con una brisa renovada y con intérpretes nuevos, quienes, en su mayoría, jugarán por primera vez un “derby” (habrá solo 6 sobrevivientes de los procesos anteriores entre los 22 jugadores en cancha).

Aunque no faltarán los “viejos zorros”, como Gustavo Balvorín -irá al banco-, el máximo goleador en clásicos con el albo, con 7 conquistas, como así tampoco Leandro Zárate, paradójicamente el gran cañonero albo en estos duelos (4 goles), pero que ahora defenderá desde el arranque la camiseta del acérrimo rival.

Te puede interesar