Cómo convertirse en un Influencer, y ganar dinero

Tecnología 27 de octubre de 2017
Cada vez son más las marcas o empresas que buscan a Influencers o personas con muchos seguidores en las redes sociales, y que marcan tendencia, para dar a conocer sus productos o servicios. Pero, ¿todos esos seguidores o followers, son reales? ¿O es real la vida que muestran?
online

Instagram la red social que fue comprada por Facebook en 2012 por US$1.000 millones, ha crecido enormemente, y ya tiene una comunidad de 700 millones de usuarios que ha logrado eclipsar tanto a Twitter como a Snapchat.

Por su crecimiento y por tener a las fotografías como el principal recurso, los Influencers encontraron en esta red social en particular, su escenario ideal para desplegar su potencial.

Pero ¿quién es un influencer? Es una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema específico, y por su presencia e influencia en las redes sociales puede llegar a convertirse en un sujeto de interés para una marca. Otro punto importante, y que tienen en cuenta las empresas al momento de elegir a un Influencer, es que tengan muchos seguidores en sus cuentas.

Los instagramers con muchos seguidores son contactados por marcas que buscan "influencers" o "embajadores" para incluir productos de marcas en fotos y videos lo cual puede ser una opción lucrativa, aunque primero se debe tener en claro qué contenido se puede patrocinar bajo las normas de Instagram.

Por eso, con sus publicaciones, estas celebrities 2.0 llegan a muchas personas, llaman la atención y hacen que sus fanáticos los sigan a cada momento, así como a todo lo que muestran, exhiben o aconsejan a diario.

Atentos a este fenómeno, deportistas, modelos, artistas o famosos desarrollan su perfil y sus cuentas con la finalidad de ganar seguidores y sumar Likes. Pero ya no lo hacen simplemente como un hobby, sino que en muchos casos, han montado un negocio detrás de cada posteo o publicación, promocionando productos, marcas, lugares.

Como marcan tendencia y buscan que sus contenidos sean vistos por miles de seguidores, cuanto más seguidores tengan, mayores serán sus ingresos publicitarios.

Aunque mucho no lo saben, algunos buscan ser más de lo que son y aparentar tener más seguidores de los que realmente tienen. Es ahí cuando empiezan una “campaña” para seguir reclutando admiradores, en los programas a los que asisten, en las entrevistas que realizan. “Diganlé a sus amigos que me sigan”, es una frase reiterativa de estos personajes.

Hay casos, por ejemplo de políticos, que para creer ser más importantes, influyentes o carismáticos de lo que son, compran seguidores, Likes, Reproducciones de videos, comentarios o incluso menciones de Instagram.

Claro, pero los políticos no son los únicos, hay celebridades o famosos que recurren a comprar followers para aumentar la popularidad de su perfil, y de esa manera, poder ganar más dinero con sus publicaciones.

La clave: contar historias cercanas

El crecimiento de las historias de Instagram trajo aparejada la posibilidad de que las personas comunes conozcan a esas personas que admiran tal cual son, sin filtros. Con esa posibilidad de publicar videos que las muestran sin filtros ni retoques, opuesto a la naturaleza artificial de las imágenes que publican en sus cuentas, las Stories permiten a la gente sentirse cerca de sus ídolos.

Una nueva funcionalidad de Instagram, lanzada pocos días atrás, permite transmitir en vivo un video junto a otro usuario, algo que todavía no se conoce cómo va a funcionar y de qué manera se va a emplear, pero esta red social entiende y apuesta fuerte al video como elemento de socialización.

Un desafío

En muchos casos, algunas personas que bien podrían ser influencers por su perfil, o por la cantidad de seguidores, dicen que no a esas propuestas porque consideran no ético “engañar” a sus seguidores con publicaciones pagas y no espontáneas. Claro que no se trata de personas que tengan problemas para llegar a fin de mes, y que buscan otra manera de obtener ingresos. 

Si es más común, en cambio, que algunos digan que no a ciertas marcas porque no creen que sean adecuadas a su imagen o perfil. Tienen la posibilidad de elegir a quien mostrar y a quien no.

Los influencers, un oficio tan reciente y explosivo como lo ha sido el auge de las redes sociales, tienen entre si un verdadero desafío, y es que la comunidad de Instagram no es tan ingenua.

Por eso, muchos usuarios de Instagram son “expertos” a la hora de reconocer si el contenido fue pagado por una marca o hay un patrocinio de por medio, y a veces son muy críticos, con esa actitud, aunque en otros casos, lo dejan pasar. Todo es reciente, nada es definitivo, todo está por explorarse.

Te puede interesar