Con el celular, nos estamos olvidando de hablar

Sociedad 06 de noviembre
Estamos pendientes cada minuto de lo que sucede en esa pantalla. ¿Y a comunicación interpersonal? ¿El diálogo con nuestros hijos? Es posible vivir despegados del celular.  
d38c928adf6b07cfdd3c0a112147197d

Pleno Siglo XXI y las comunicaciones entre los seres humanos da que hablar. Cierro los ojos y recuerdo cuando en casa no teníamos teléfono fijo, y cierro los ojos más fuerte todavía y pienso como hacían  hace 100 años atrás para vivir sin teléfono y mucho menos sin un aparatito que suena hoy en día casi, casi las 24 horas.

Hoy nuestros hijos cada vez más chicos piden un celular porque todos tienen; en los padres está darles con el gusto. He visto pequeñitos de 1, 2 y 3 años obnubilados con los videos en los celulares y a más de un padre darle el celular en una reunión de amigos o en la  sala de espera del médico; para que esté entretenido.

La mayoría  se comunica vía celular, pasamos muchísimo tiempo conectados; por trabajo, por familia, por pasatiempo, por que nos gusta tener todo al alcance de nuestras manos: novedades, noticias, chusmerio, etc,etc. Es como estar en varios lugares al mismo tiempo,  pero en realidad no te has movido de tu lugar de confort.

Y que podemos pedirles a los adolecentes o niños si los papás somos el claro ejemplo de lo que no tienen que hacer con el uso del celular. Estamos olvidándonos de hablar, mirarnos a los ojos. Estamos olvidando hablar. Tal vez aprendamos a escribir un poquito mejor.

Y el maldito WhatsApp

Si hablamos de celulares podemos decir que el  WhatsApp  lidera la comunicación entre unos y otros, llamadas pocas y mensajes de texto prácticamente nada. Y qué decirles de la cantidad infinita de grupos y subgrupos que hoy por hoy forman parte de nuestro celular por el WhatsApp. Esta aplicación es la  número uno en el Top Ten del uso del celular.

Si pasas por una confitería y observas las mesas descubrís que muchos tienen el celular en las manos. Si pasas, por un local de ropa o por una oficina, seguro hay gente que mientras dialoga con otro su mirada está puesta  en la pantalla. Si observás los autos también podés llegar a cansarte de contar gente conduciendo con el celular en las manos y puedo brindar una amplia lista de todos los lugares en donde pareciera que el celular se ha vuelto imprescindible en nuestra vida cotidiana.

El celular se ha vuelto muy importante para las personas. Tiene la suerte de que lo veamos más que a los ojos de nuestro interlocutor. ¿Cuántas personas han tenido un accidente o han chocado por mirar el celular?  ¿Cuántas?

Siento molestia, cuando hablo con alguien y no me mira porque está mirando el celular, algunas personas lo toman como un desaire y creo que están en lo cierto. Y este no es un comportamiento de jóvenes, los adultos también hemos caído en esta modalidad.

Cualquier excusa es valedera para tocar el celular; una aplicación, un mensaje, un Me Gusta, pedir vidas del Candy Crush, compartir en Instagram el almuerzo naturista que estoy por comer o twittear que el colectivo acaba de pasar en rojo; por ejemplo.

Cada vez nos convencemos más de que el teléfono celular es todo, estamos pendientes cada minuto de lo que sucede en esa pantalla.

Estamos llegando a un punto en donde nos acostumbramos a decirle “Buen día” al celular antes que a nuestros seres queridos, en donde si lo olvidamos nos sentimos morir de angustia y desazón, en donde simplemente el celular guarda casi o todos nuestros secretos.

Para pensar y re pensar qué hacemos y cómo. Qué queremos de nosotros y de nuestros hijos. Lo ideal autocontrolarnos, ver mas a los ojos, hablar de frente  y respetarnos mutuamente.

Comunícate con vos y con quien tenes a tu lado. Comunícate con la vida.

Por: Flor Zumaeta

Te puede interesar