Caso Maldonado: La última autopsia reveló que el cuerpo no fue arrastrado ni manipulado

Nacional 16 de noviembre
Tras examinar el cuerpo y sus vestimentas, los 55 peritos consensuaron que el cadáver no pudo ser movido ni plantado en el río Chubut.
201711161051013562c660fee72143ba18d7264c25498b

Los 55 peritos oficiales y de parte que participaron de la autopsia a Santiago Maldonado, practicada el 20 de octubre en la Morgue Judicial, consensuaron de forma unánime en el acta final de la necropsia que el cuerpo del joven hallado en el río Chubut no fue arrastrado ni manipulado.

Esa es la conclusión forense que las partes conocieron y legitimaron con su firma hace un mes, que descartaría las sospechas de la familia Maldonado de que el cuerpo del joven hubiera sido plantado en el lugar donde fue hallado.

"Del examen externo e interno del cuerpo no se han constado signos compatibles con arrastre" ni "con medidas de sujeción", dice el informe pericial, de 64 fojas.

Tampoco hubo indicios durante la inspección minuciosa de las cuatro capas de ropa (tres gruesas y una fina) que vestía el joven al momento de su muerte de que éstas presentaran signos de que el cuerpo hubiera sido arrastrado fuera o dentro del cauce del río Chubut.

Esa es apenas una de las muchas conclusiones que contiene el acta pericial, en la que también consta la ausencia de "lesiones contusas, cortantes o penetrantes" evidenciadas a través de 36 placas radiológicas, tal como informó oportunamente el juez federal Gustavo Lleral .

Estudios complementarios

Paralelamente, según pudo saber La Nación a través de fuentes calificadas, tres de los estudios complementarios de laboratorio, cuyos resultados oficiales se conocerán el 24 de noviembre cuando se realice la Junta Médica en la Morgue Judicial de la Corte Suprema de Justicia, certifican que el joven tatuador murió por "asfixia por sumersión", que el cuerpo permaneció "más de 70 días en el agua" y que las diatomeas (microalgas) halladas en los pulmones, cavidades cardíacas y médula ósea del fémur derecho coinciden con aquellas que existían en el área donde fue encontrado el cuerpo.

 

Los resultados sobre esa correspondencia en el tipo de plancton surgieron a partir del cotejo de muestras de agua del río Chubut contenidas en la bolsa plástica mortuoria en la que se trasladó el cadaver y del exámen en esos tres órganos. El peritaje fue realizado por el Laboratorio de Diatomeas Continentales del Departamento de Biodiversidad y Biología Experimental, de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, bajo la supervisión de la perito oficial, Dra. Nora Maidana.

Las fuentes consultadas precisaron que las diatomeas son algas microscópicas con caparazón de sílice, que ingresan al torrente sanguíneo en casos de ahogamiento y que esos microorganismos son claramente identificables. Si bien las fuentes explicaron que el tipo de diatomeas pueden variar a lo largo del curso y coincidir en su tipología en distintos sectores de río, su identificación neutralizaría cualquier hipótesis de que el cuerpo hubiera sido plantado en ese lugar.

Te puede interesar