La dramática espera de los familiares de tripulantes del submarino San Juan: "Tenemos esperanzas, los necesitamos"

Nacional 18 de noviembre
Lo dice la esposa de Hernán Rodríguez, maquinista del buque que perdió comunicación con la Armada y es intensamente buscada.
submarino 3
Hernán Rodríguez, el maquinista del submarino San Juan, junto a su esposa Marcela Moyano en una foto que difundió ella por Facebook. - Foto: Clarín

Clarín/ "Es angustiante, una mezcla de sentimientos terrible. Yo quiero a mi esposo acá", afirmó Marcela Moyano, esposa de Hernán Rodríguez, maquinista del submarino desaparecido hace tres días. Junto a las 44 familias de los tripulantes a bordo del navío, esperan en una base de Mar del Plata cualquier novedad. Por ahora, todo es incertidumbre.

Moyano y su esposo viven en Mendoza y tuvieron un último contacto hace diez días, cuando el ARA San Juan iniciaba su navegación desde Ushuaia hasta Mar del Plata, donde tenían previsto llegar el fin de semana que viene. La travesía ahora tiene un destino indeterminado ya que en las primeras horas del miércoles la Armada perdió todo contacto con la embarcación e inició una búsqueda intensa que cuenta con el apoyo de decenas de barcos y aviones de distintos países.

La mujer compartió en su cuenta de Facebook una foto con Hernán y pidió por su aparición. Al instante, decenas de mensajes inundaron su página. "Nos sentimos apoyados y contenidos por todos", agradeció.

Me avisaron anteanoche que se había perdido la comunicación. Es una situación de mucha incertidumbre y miedo, a pesar de que todas las familias sabemos que los tripulantes tienen mucho conocimiento de cada área en la que desenvuelven", afirmó Moyano. Y agregó: "A Hernán le encanta su trabajo, es muy profesional".

Su esposo es Suboficial Mayor Maquinista y desde hace once años trabaja en el submarino de 66 metros de eslora. "Es muy amable, solidario, lleva en el alma la profesión", lo describió su esposa. Junto a los 44 tripulantes del buque había realizado una campaña de Ushuaia a Mar del Plata, donde estaba previsto que llegaran a fin de este mes. "Estamos con esperanzas de que lleguen, los necesitamos. Son parte nuestra y uno tiene la expectativa de que lleguen en fecha. Los esperamos", sostuvo la mujer.

Las familias de los tripulantes están instaladas en una base de Mar del Plata donde reciben asistencia psicológica y también son asistidos por un obispo que en las últimas horas les dio su bendición. Tienen contacto permanente con los encargados de la búsqueda y van siguiendo paso a paso el operativo que ya incluye decenas de aviones y barcos no sólo argentinos, sino de otros países que se sumaron al área de cobertura para rastrear al submarino.

"Desde la Armada nos transmiten esperanza, aunque al que nos comunica la información se le nota la angustia, se le llenan los ojos de lágrimas, pero estamos contenidos y no aflojamos", cerró.

Te puede interesar