Macri descabezaría a la cúpula de la Armada

Nacional 23 de noviembre
El Gobierno sospecha que hubo negligencia en la fuerza y que posiblemente ocultó información.
10-CRISTO CORCOVADO}

La situación entre la Armada Argentina y la Casa Rosada estuvo tensa desde el primer momento en que ya no hubo comunicación con el submarino ARA San Juan. Luego, se produjo una serie de instancias en las que la fuerza marina no era precisa y era blanco de algunas críticas. Trascendió que esto había enojado al Gobierno y finalmente, este jueves, se confirmó que hubo una explosión y todo indica que se trataría del buque. El enojo y cuestionamiento de los familiares tensaron más la relación entre la cúpula de la Armada y el Poder Ejecutivo, que finalmente decidió desplazar a la cúpula de la fuerza.

En ese sentido, el Ministerio de Defensa decidió iniciar alrededor de unos 40 sumarios administrativos internos para determinar las responsabilidades en las comunicaciones y operaciones. Desde el Gobierno señalaron que podrían haber existido “negligencia” e información “ocultada” por la Armada en relación con hechos del submarino.

Enrique Balbi, vocero de la Armada, negó que la fuerza haya tenido información oculta.

El Gobierno esperaría que la Armada confirme el destino del submarino y la suerte de los 44 tripulantes antes de tomar la decisión de relevar a Srur, otros almirantes de la conducción naval y seguramente, la línea jerárquica de responsabilidad directa sobre las operaciones del submarino, según publicó diario Clarín.

El Presidente Macri saludando a Marcelo Hipólito Srur.

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, ya reprochó a Srur haberse enterado “por los medios” de la pérdida del contacto con el ARA San Juan. Fue al principio de la crisis, cuando debió regresar de apuro de Vancouver donde participaba de un congreso sobre misiones de paz de la ONU. Este miércoles volvió a cruzarlo y le cortó el teléfono al almirante cuando éste le dijo desconocer el origen de algunas informaciones que se estaban dando a las familias en Mar del Plata.

En la cuenta que se carga a la Armada está haber reconocido recién el domingo, a cinco días del último contacto con el submarino, que el comandante había informado de averías en las baterías y un “cortocircuito” a bordo. Es decir, la fuerza tenía esa información desde el minuto cero pero esperó días para darla -y cuando lo hizo, la minimizó o buscó desligarla del episodio-. Según fuentes gubernamentales, el Ministerio y el Presidente se enteraron apenas unas horas antes, en la noche del sábado.

Los familiares fueron críticos con la fuerza y el Gobierno al confirmarse la explosión.

Srur comanda la Armada desde enero de 2016, tras ser nombrado por Macri al asumir y como parte de la renovación de la máxima conducción de las Fuerzas Armadas.

En esta crisis Aguad se mantuvo en segundo plano y casi sin apariciones públicas; en estos días despachó a Puerto Belgrano a la secretaria de Logística, Graciela Villata, y al Edificio Libertad al de Asuntos Militares, Horacio Chighizola, dicen que con tensiones con los marinos. La responsabilidad de la comunicación -con aval de la Rosada- quedó para la Armada, con el capitán Enrique Balbi como vocero.

Justamente a través de Balbi la Armada salió ayer al cruce de las múltiples críticas que se dispararon tras revelarse la posibilidad de que el submarino hubiese explotado, y la crisis que generó en los familiares de los tripulantes.

En tanto que este jueves el vocero negó también que la fuerza haya tenido información previa de las “anomalías hidroacústicas” -como trascendió- y aseguró que la búsqueda “se cumplió en tiempo y forma”, siguiendo protocolos.

Te puede interesar