Un auto fue quemado en el Norte, podría ser un enfrentamiento por drogas

Policiales 24 de noviembre
Un inusual episodio de violencia se desencadenó en horas de la madrugada sobre la ruta que conduce a las serranías de frontera de nuestro departamento. La versión oficial asegura que el fuego se produjo por desperfectos mecánicos.
Mejicaneada

Según fuentes fidedignas de Orán, el automóvil que apareció en llamas y su propietario, hace pocos días habían sufrido un gravísimo atentado, denunciado por los vecinos de barrio Aeroparque de esa ciudad.

La fuente aseguró que en esa oportunidad, en horas de la noche, los vecinos de Aeroparque llamaron insistentemente al 911 por un enfrentamiento a balazos entre los integrantes de dos bandas de delincuentes o narcotraficantes.

Cuando llegó la policía se encontró con un automóvil Chevrolet Astra y al hablar con el conductor, este les dijo: “Aquí no pasó nada, la gente alucina cosas”.

Según la fuente, a pesar de que la policía observó los orificios de bala en las puertas y otros lugares del automóvil, el supuesto propietario se negó a hacer denuncia alguna, ni siquiera una exposición.

Mejicaneada1

Sin embargo, en la madrugada de ayer diversos llamados de la comunidad “coya” dieron parte de una balacera entre dos grupos sobre la ruta 18. Poco después de las 3 los disparos cesaron y minutos más tarde el mismo automóvil de aquel anterior episodio en Bº Aeroparque, comenzó a incendiarse sobre la calzada de la ruta provincial.

Una fuente indicó que del análisis del dominio del automóvil siniestrado se extrajo que el mismo está rubricado en el Registro Nacional de Automotores como propiedad de una persona de unos 33 años con domicilio en Villa Lavalle de la capital salteña. Como dato sobresaliente, mencionó que el tenedor del auto en Orán estaría vinculado con la banda del Coya Rojas, hoy detenido por sicariato.-

Lo curioso es que tras este nuevo episodio,  tampoco hubo denuncia sobre la balacera ni hubo reporte de heridos en esta ocasión pero si de los informes oficiales se desprende que el incendio del Astra fue accidental, por desperfectos mecánicos, sin embargo, las fuentes de seguridad de Orán dejaron entrever que al momento del siniestro habría habido una “mejicaneada” o un ajuste de cuentas en la zona, cuyo saldo no se conoce por el momento, porque en el lugar del incendio no se halló nada, absolutamente nada.

Otra fuente le comentó a El Tribuno que la guerra entre las bandas que trafican estupefacientes y las fuerzas federales y provinciales que combaten el flagelo se libra en las calles y en distintos parajes de la extensa frontera selvática de Orán, pero su código de silencio por el momento parece inviolable.

Al parecer en la norteña ciudad comienzan a ser frecuentes los ajustes de cuentas, van de la mano con las mejicaneadas (el robo de la carga de droga a los pasadores).

“Cada vez que se pierde un cargamento hay una respuesta de plomo, pero después del hecho nadie quiere hablar del tema”, aseguró una fuente.

Te puede interesar