¿Por qué podría ir a Juicio el juez Federico Diez?

Justicia 27 de noviembre
El caso en sí, según lo ventilado por la justicia, data del 5 de julio del año 2016, cuando se registró un incidente entre Diez y su ex mujer, familiar de un conocido periodista, recientemente candidato a diputado en las últimas elecciones.
33526-el-jury-allano-la-inmunidad-del-juez-diez-pero-no-lo-suspendio
Juez Federico Diez

El episodio arrancó en el despacho del magistrado, en la ciudad judicial, cuando la ex mujer llegó y surgió una disputa por celos a raíz de la presencia de una empleada, tras lo cual hubo un derrotero que se trasladó hasta la casa de la ex pareja, y luego a una dependencia policial.

En su denuncia, la ex mujer refirió haber sufrido lesiones, supuestamente, propinadas por el juez, quien también fue acusado de haber amenazado de muerte a su ex pareja, las que habrían sido hechas con un arma de fuego.

El escándalo derivó en una inmediata actuación judicial, la cual incluyó el allanamiento de la casa del magistrado, pues su ex mujer señaló que el magistrado sería adicto a sustancias, como la marihuana, y que solía portar un arma de fuego.

El 30 de julio, del mismo año, el juez fue sometido a una audiencia de imputación, en la cual, la fiscal, Elisa Pérez, formalizó la apertura de una causa penal, en la cual Diez fue imputado por los delitos de lesiones agravadas por relación de pareja y violencia de género, amenazas con arma de fuego y desobediencia judicial.

Si bien, el magistrado negó la acusación y dio su versión de lo sucedido con su ex mujer, el caso avanzó y el 24 de agosto, un mes y medio después, la fiscalía elevó la causa a juicio a la jueza de garantías, Ada Guillermina Zunino.

La causa Nº134818/16, se caratuló oficialmente como: “Diez, Federico s/ Lesiones agravadas por la relación preexistente y por constituir violencia de género, art. 89 en función del art. 92 y 80 inc. 1 y 11 CP; Desobediencia Judicial art. 239 CP; Amenazas con armas art. 149 bis 1er párrafo 2do supuesto del CP, en perjuicio de  A.L.G.”.

Si bien, al momento de prestar declaración indagatoria, el magistrado negó la acusación y dio su versión de lo sucedido con su ex mujer, el caso avanzó y el 24 de agosto, un mes y medio después, la fiscalía elevó la causa a juicio a la jueza de garantías, Ada Guillermina Zunino.

Diez en los primeros meses del proceso,  cambió de abogado defensor en dos oportunidades, tras lo cual finalmente se quedó con los servicios del abogado Palmier, quien frente al pedido de juicio de la fiscalía salió al cruce y solicitó el sobreseimiento de su cliente en todos los delitos imputados.
En primer término, el magistrado fue defendido por la defensora oficial, Marta López, tras lo cual lo hizo el abogado, Jorge Martín Diez Villa, para posteriormente ingresar al ruedo, Dario Palmier, quien representa actualmente al magistrado.
 

Planteos de la defensa
 
Tras la requisitoria, la defensa del juez insistió con una pericia médica, en busca de desacreditar las lesiones que la víctima denuncia, y con ello poder derribar el resto de las acusaciones, por lo que solicitó la realización de una “tomografía axial computarizada” (TAC) a efectos de que dicho estudio determine la data y tipología de las lesiones que presentaba la víctima.

Al respecto, la fiscal informó que el médico que revisó a la víctima al momento de la denuncia, “elaboró un certificado y presentó declaración testimonial ante la fiscalía, oportunidad en que ratificó la existencia de las lesiones denunciadas por la víctima”.

Palmier, en tanto,  presentó un recurso mediante el cual solicitó el sobreseimiento de su cliente con argumentos que ponían, supuestamente, en dudas el grado de gravedad de las lesiones sufridas por su ex mujer, como así también los sucesos denuncias por la ex mujer del juez.

Su planteo, sin embargo, no tuvo éxito. La jueza Zunino rechazó el planteamiento de la defensa del magistrado en noviembre del año 2016, oportunidad en la que el requerimiento de juicio en contra del magistrado fue ratificado.

No obstante, Zunino dispuso que se lleve adelante la pericia médica solicitada por la defensa y otras medidas de pruebas, las que en mayo de este año concluyeron, instancia en que la fiscalía insistió en que la causa sea elevada a juicio, algo que la jueza también estaba dispuesta a realizar, incluso llegó a solicitar a la Corte de Justicia de Salta que el magistrado sea relevado de su inmunidad a fin de poder avanzar con el debate.

Ante esta situación, la cual dejaba al juez Diez prácticamente al borde del abismo, su defensa nuevamente saltó al ruedo y volvió a pedir el sobreseimiento de los delitos imputados a su cliente, como así también exigió que se declare nulo el requerimiento de juicio.

“Nosotros hemos planteados una ampliación de sobreseimiento que fue denegado por la jueza Zunino, por lo que fue apelado. De esta manera, no se encuentra firme. El Tribunal de Impugnación deberá resolver el pedido si es viable  o no”, sostuvo Palmier en declaración a la prensa.

Asimismo, aseguró que la acusación penal omitía valorar elementos de pruebas que fueron incorporados al proceso, por lo que consideró que el mismo es arbitrario. “Las supuestas amenazas no están circunstancias, es decir, dónde, cuándo y cuáles fueron las manifestaciones de parte de mi cliente”, agregó.

Con esta nueva apelación, Palmier provocó que la causa volviera a frenarse, pues sus planteos fueron girados al Tribunal de Impugnación, Sala I, para su resolución, tarea que quedó en manos de la jueza, Virginia Solorzano.

Te puede interesar