ARA San Juan: Familiares de los tripulantes salteños no pierden la ilusión

Sociedad 01 de diciembre
Es el sentimiento que mantienen a pesar del terminante parte brindado por la Armada Argentina en la tarde de ayer, informando que ya no se continuará con la búsqueda de vidas y sólo se seguirá con la localización del submarino.
Submarino San Juan
Submarino San Juan

Roberto Daniel Medina (Atocha), Víctor Marcelo Enríquez (Las Margaritas), los cabos principales Jorge Eduardo Valdez (Hipólito Irigoyen), Sergio Antonio Cuéllar (Salvador Mazza), Alberto Ramiro Arjona (Campo Quijano), Cristian Ibáñez (Orán) y Luis Carlos Nolasco (Salta capital) formaban parte de los 44 tripulantes que iban en el submarino ARA San Juan, publicó El Tribuno. 

Nicolás Nolasco, hermano de uno de los siete salteños que iban a bordo del submarino desaparecido, dijo que no pierde la ilusión de volver a verlo pese a que la Armada comunicó que ya no buscan a los tripulantes con vida.

“Por ahí todavía tenemos esperanzas de que puedan haber salido, de que hayan emergido antes de que se hunda el submarino y estén en algún lado donde no se los haya rastreado por aire ni por mar”, declaró Nolasco anoche a El Tribuno.

La familia de Luis Nolasco, que era el electricista del submarino, está en Mar del Plata donde se encuentra la Base Naval y donde tienen decidido quedarse hasta tener más novedades de la búsqueda.

Si bien Nicolás sabe que las autoridades descartaron toda posibilidad de sobrevida, se sigue aferrando a la esperanza. “Dicen que es imposible que salgan desde esa profundidad, pero yo no sé a cuántos metros estaban ellos cuando ocurrió el primer problema o tuvieron la última comunicación y todavía mantengo la esperanza de que algún día pueda volver a ver a mi hermano”, señaló.

Luis Nolasco tenía 30 años y dos hijas. Vino por última vez a Salta en julio para ayudar a su padre con la instalación eléctrica de una habitación que estaba construyendo. Tenía pensado regresar para completar el trabajo.

“Mi papá estaba haciendo una pieza al fondo de su casa para que nos quedáramos Luis y yo cuando fuéramos de visita a Salta. Él dijo que iba volver para seguir”, sostuvo Nicolás, que es gendarme y vive en Buenos Aires.

Agregó que está seguro de que su hermano hubiera luchado hasta último momento para volver con sus hijas. “Ellos dijeron que iban a continuar con el operativo de búsqueda, pero ahora dicen que buscan solo al submarino”, expresó con respecto a la decisión que ayer a la tarde comunicó la Armada.

Luis Nolasco

“Nunca lo esperé”

Faustino Arjona, padre de uno de los submarinistas salteños, también recibió en Mar del Plata la información de que se terminó el operativo de rescate y ya no se espera salvar a los tripulantes.

“Nunca esperé esto, siempre mantuve la ilusión de que estaban con vida. Era hacer cadenas de oración y rezar todos los días para que Dios los protegiera. Pero hoy nos dieron esta sorpresa”, expresó en diálogo con El Tribuno.

Ramiro Arjona, el hijo de Faustino, tenía 32 años, una hija de 14 y un hijo de 8. Hace años que vivía en Mar del Plata por su carrera naval.

“Un capitán nos reunió en un salón a todos los familiares antes de que salga (el vocero de la armada Enrique) Balbi a dar la noticia a los medios. Nos habló con palabras que no entendimos y uno de nosotros le preguntó si estaban todos muertos. El capitán respondió ‘usted lo dijo’”, contó Faustino.

El padre relató también que muchas personas tuvieron que recibir atención médica en una salita de primeros auxilios tras escuchar el comunicado. “Para ellos ya están muertos porque, donde buscaron, no los encuentran. Dicen que no lo localizan. Se ve que está muy profundo. Fueron momentos muy duros”, compartió Faustino.

Faustino Arjona

“Esperamos que algún día encuentren su cuerpo"

Cintia es hermana de Víctor Enríquez. Con profundo dolor solo pidió: “Encuentren al submarino para tener paz”. La joven y toda su familia vivió con angustia estos días por la desaparición del submarino.

Anoche comentó que ni bien conoció la noticia se contactó con su madre, Rita Garnica, quien se encuentra en la base de Mar del Plata. “A mi hermano lo voy a recordar como un luchador”, agregó.

Relató que Víctor cumplía 40 años el próximo domingo y que esperaban hacer una fiesta. El submarinista estaba casado y tenía dos hijas, de 11 y 7 años. “Esperamos que algún día encuentren su cuerpo y saber qué pasó”, expresó Cintia.

Víctor Enriquez

Te puede interesar